JPEG - 12.9 KB

Después de una larga controversia, la consejera nacional de seguridad nacional Condoleezza Rice prestó testimonio público ante la Comisión investigadora «independiente» sobre el 11 de septiembre. A cambio de su testimonio, la señorita Rice negoció con la Comisión un protocolo de acuerdo mediante el cual los investigadores renuncian a confrontar públicamente sus declaraciones con las de cualquier otro colaborador de la Casa Blanca. Sabia precaución ya que sus declaraciones -hechas bajo juramento- son aproximativas sobre ciertos puntos y falsas en cuanto a otros. Retomamos entonces la carrera de Condoleezza Rice y su testimonio. Reproducimos, además, la carta abierta que le envía Catherine Austin Fitts, ex responsable de la primera administración Bush.

Condoleezza Rice comenzó su carrera dentro del aparato estatal estadounidense en 1986, como asistente especial del jefe del Estado Mayor Conjunto, el almirante William J. Crowe Jr. En 1989, en pleno período de reunificación de Alemania y durante el derrumbe de la Unión Soviética, Condoleezza Rice ocupa, en el seno de la primera administración Bush, el puesto de directora de asuntos soviéticos y de Europa Oriental para el Consejo de Seguridad Nacional.

El ascenso de Condoleezza Rice a puestos de tan alta responsabilidad, en pleno corazón del aparato estadounidense de toma de decisiones, está ligado a su formación. En la universidad de Denver, a la que entra en 1969 -a los 15 años- siguió un seminario de política internacional que impartía Josef Korbel. Korbel era precisamente el padre de Madeleine Albright. De origen checo, había llegado a Estados Unidos al final de la Segunda Guerra Mundial después de haber huido del nazismo y el estalinismo escapando a Londres, donde fue consejero del presidente checo en el exilio, Edouard Benes. Convertido en ciudadano estadounidense y profesor de relaciones internacionales, Korbel no es de los anticomunistas rabiosos y se pronuncia por la política de distensión hacia la URSS, aunque apoya la intervención estadounidense en Vietnam, hasta la ofensiva del Tet en 1968. Fallecido en 1997, Korbel presentaba a la joven Condoleezza Rice como su «hija adoptiva».

Bajo su influencia, Condoleezza Rice se convierte en sovietóloga y se especializa específicamente en el aparato estatal secreto ruso. Ella conoce a la perfección el equivalente estadounidense de esas estructuras oficiosas, dirigió en efecto una tesis [1] sobre las estructuras de poder paralelas creadas en 1947 por una directiva de Truman con el objetivo de continuar en secreto la guerra fría. Esas tres instituciones son el Estado Mayor Conjunto, el Consejo de Seguridad Nacional y la CIA.

En 1995, Condoleezza Rice escribe Germany Unified and Europe Transformed junto a Philip Zelikow, actual director ejecutivo de la Comisión investigadora del Congreso sobre los atentados del 11 de septiembre ante la cual prestó testimonio la consejera de seguridad nacional la semana pasada. Se acerca también a Henry Kissinger, siendo ambos miembros de la cofradía estudiantil Phi Betta Kappa. Anima además un grupo informal de influencia sobre la política exterior de Estados Unidos cuyos miembros se autodenominan Vulcains, en referencia al dios romano que forja las armas de los dioses dentro de los volcanes. Condoleezza Rice fue miembro del Center for Internacional Security and Arms Control donde preconizaba que antes de emprender el desarme había que esperar que la Unión Soviética se encontrara totalmente de rodillas.

La cercanía de Henry Kissinger le permite cambiar de paradigma para el análisis de las corrientes de pensamiento existentes en Estados Unidos en lo tocante a las relaciones internacionales. Hasta entonces se oponían, en efecto, la realpolitik que preconizaba Kissinger y el idealismo de los neoconservadores. Condoleezza Rice es la encarnación de la simbiosis de esas dos corrientes contrapuestas, al igual que George W. Bush, cuya formación acelerada en materia de política exterior aseguró ella antes de que éste asumiera la presidencia.

Su estrecha relación con el padre de Madeleine Albright es el reflejo del vínculo que existe entre demócratas y republicanos en cuanto a cuestiones internacionales, como en lo tocante a Europa central y oriental.

JPEG - 23.4 KB

Su carrera en la empresa privada la condujo al seno de los consejos de administración de grandes empresas estadounidenses, como la compañía petrolera Chevron, el banco J.P. Morgan y Charles Schwab, el primer fondo de inversiones de país.

En marzo de 2004 la consejera de seguridad nacional del presidente estadounidense George W. Bush se negó inicialmente a presentarse ante la comisión investigadora del Congreso sobre el 11 de septiembre.

Las mentiras de «Condi»

El sitio del Center for American Progress, ligado al Partido Demócrata, hace un recuento de las omisiones en que incurrió la consejera mientras prestaba declaración bajo juramento:

- «Decidimos inmediatamente apoyar a los servicios encargados de las acciones secretas de la administración Clinton así como otros esfuerzos para luchar contra la red [al-Qaeda]». Sin embargo, según Newsweek, «en los meses anteriores al 11 de septiembre, el Departamento de Justicia redujo el programa altamente clasificado denominado “Guante de baseball” destinado a seguir de cerca a los presuntos miembros de al-Qaeda» [2]. Además, la AP reporta que «aunque los aviones teleguiados sin piloto Predator habían señalado a Osama Ben Laden tres veces a finales del año 2000, la administración Bush no los hizo volar sobre Afganistán en los ocho primeros meses de su mandato» [3] poniendo fin de esa manera a las misiones de reconocimiento que habían comenzado durante la administración Clinton.

- «La estrategia tenía como objetivo la eliminación de la red al-Qaeda. Ordenaba a las instancias dirigentes de las agencias y departamentos estadounidenses interesados hacer de la eliminación de al-Qaeda una de sus primeras prioridades y utilizar todos los aspectos de nuestro poderío nacional -al nivel de la inteligencia, las finanzas, la diplomacia y el ejército- para concretar ese objetivo». Richard Armitage, el subsecretario de Estado estadounidense, refuta esa afirmación. A la pregunta «¿Es cierto, como dijo la doctora Rice, que “nuestro plan preveía operaciones militares” para ataques contra al-Qaeda y los dirigentes talibanes?», Armitage respondió: «No, pienso que eso fue enmendado después de los atentados del 11 de septiembre» [4].

- Condoleezza Rice afirmó también que su equipo había «apoyado las actividades del Departamento del Tesoro para descubrir y confiscar los haberes terroristas». Según el libro The Age of Sacred Terror, de Daniel Benjamin y Steven Simon [5], la nueva administración Bush del Tesoro «desaprobó el enfoque de la administración Clinton sobre las cuestiones de lavado de dinero, lo cual representaba una parte importante de los esfuerzos realizados para cortar el aprovisionamiento en dinero de Ben Laden». La administración Bush se opuso, en particular, a los pasos que habían emprendido sus predecesores, con el apoyo del G7 y de la OCDE, y que apuntaban a los países con «legislaciones bancarias poco rigurosas» de las que se aprovechaban los financieros del terrorismo. Al mismo tiempo, el equipo del presidente Bush no otorgó «ningún financiamiento al nuevo National Terrorist Asset Tracking Center».

- Aún bajo juramento, la consejera de seguridad nacional aseguró a la Comisión investigadora que la administración republicana había «aumentado el financiamiento de las actividades antiterroristas de varias agencias». Sin embargo, desde su llegada al poder los responsables estadounidenses redujeron en más 500 millones de dólares el presupuesto destinado a las actividades antiterroristas en el Departamento de Justicia. Además, el New York Times reporta que en la preparación del presupuesto de 2003 la Casa Blanca «no aprobó los pedidos del FBI ascendentes a 58 millones de dólares para financiar 149 nuevos agentes de terreno en la lucha antiterrorista, 200 analistas de inteligencia y 54 traductores más». Por el contrario, la Casa Blanca «propuso una reducción de 65 millones de dólares al programa que concede las subvenciones a los proyectos estatales y locales de antiterrorismo» [6].

- Condoleezza Rice se confunde también entre sus diferentes declaraciones. En marzo de 2004 afirmaba que «ningún plan anti-al-Qaeda había sido entregado a la nueva administración». Pero se contradice ante la comisión: «mientras desarrollábamos una nueva estrategia para ocuparnos de al-Qaeda, tomamos también cierto número de iniciativas anti-al-Qaeda que había propuesto Dick Clarke».

- También tuvo que dar explicaciones sobre las alertas que recibió la administración Bush en los meses anteriores al ataque. Según ella, «cuando los informes sobre amenazas se hicieron numerosos durante la primavera y el verano de 2001, pusimos al gobierno estadounidense en un alto nivel de alerta y de actividad». Ciertos documentos indican, sin embargo, que antes del 11 de septiembre de 2001 la administración Bush «no incluyó el terrorismo a la cabeza de sus prioridades en sus planes estratégicos para el Departamento de Justicia, del que forma parte el FBI» [7]. El general Henry H. Shelton, jefe del Estado Mayor Conjunto hasta el 1ero de octubre de 2001, declaró durante el verano que el terrorismo se había convertido en «un problema no urgente» y contó cómo los dos responsables del Pentágono, Donald Rumsfeld y Paul Wolfowitz, habían «hecho fracasar» un plan tendiente a debilitar a los talibanes. El general Don Kerrick, quien sirvió bajo la administración Bush, declaró por otro lado que había enviado a la nueva administración un memo según el cual Estados Unidos «iba a ser golpeado de nuevo» por al-Qaeda, documento que quedó sin respuesta. Según Kerrick, el terrorismo no era «objeto de particular atención. Ellos esperaban que no pasaría nada» [8].

- Finalmente, Condoleezza Rice sostiene que «las informaciones que hablaban de amenazas que recibimos durante la primavera y el verano de 2001 no eran precisas en cuanto [...] a la naturaleza del ataque». Palabras que contradicen los periodistas de ABC News. Según estos, responsables de la administración Bush «reconocieron que los dirigentes de los servicios de inteligencia estadounidenses habían advertido al presidente Bush varias semanas antes del 11 de septiembre que la red terrorista de Ben Laden podía tratar de secuestrar aviones estadounidenses» [9]. El programa Dateline, de la NBC, indica que, el 6 de agosto de 2001, el presidente en persona «recibió una nota de pagina y media indicándole que Osama Ben Laden era capaz de acometer un golpe de gran envergadura contra Estados Unidos y que ello podía implicar el secuestro de un avión», información corroborada por la propia Condoleezza Rice.

La carta abierta de Catherine Austin Fitts a Condoleezza Rice

Carta abierta a Condoleeza Rica «Usted es una mentirosa»

Por Catherine Austin Fitts Ex asistente del secretario de Alojamiento

Condoleezza Rice Consejera para la seguridad nacional Casa Blanca 1600 Avenida Pennsylvania NW Washington, DC 20500

9 de abril de 2004

Estimada Señorita Rice,

Le escribo para comunicarle cuatro observaciones en cuanto a su testimonio bajo juramento de ayer ante la comisión nacional sobre los ataques terroristas contra Estados Unidos.

Observación nº1: Usted es una mentirosa

El secretario de Justicia Ashcroft es miembro del Consejo de Seguridad Nacional. Advertido por sus propias informaciones provenientes de los servicios de seguridad del FBI, el jefe de las fuerzas del orden de Estados Unidos sabía que debía evitar las compañías aéreas comerciales el 11 de septiembre de 2001.

En eso consistía el trabajo de usted como consejera para la seguridad nacional, en garantizar que la gente que tomaba el vuelo 11 de American Airlines, el vuelo 175 de United Airlines, el vuelo 93 de 93 de United Airlines y el vuelo 77 de American Airlines recibiera los mismos avisos que aquellos a quienes estaban pagando para que nos protegieran.

Usted lo sabía. Se quedó callada. Ellos murieron.

Usted había recibido numerosas advertencias sobre los riesgos del 11 de septiembre, suficientes como para ponerlos en conocimiento del pueblo estadounidense y dejarlo que juzgara cómo protegerse de un posible ataque. Su trabajo como consejera para la seguridad nacional era asegurarse de que la gente que se encontraba en la torre sur del World Trade Center tuviese los elementos necesarios para evacuar ése edificio cuando vieron que un avión se había estrellado contra la torre norte.

Observación nº2: Sus móviles son muy claros

El World Trade Center se encuentra en pleno centro de New York City, una de las más grandes capitales financieras del mundo. El Pentágono está en pleno centro de Washington, capital del presupuesto, de la asignación del presupuesto y de los créditos federales así como del tesoro norteamericano -el mayor emisor de bonos de tesorería a nivel mundial.

Contrariamente a otros muchos ataques terroristas, aquellos ataques mataron gente cuyas familias, amigos y vecinos comprenden el funcionamiento de esos sistemas financieros. Las familias de las víctimas, sus amigos y los residentes de las comunidades directamente afectados son capaces de calcular quién se enriqueció sacando provecho del 11 de septiembre. Pueden seguir la pista del dinero hasta los cofres de la campaña presidencial de 2004 a partir de los beneficios que recogieron gracias al 11 de septiembre aquellos que militan al servicio de usted.

Pueden estimar el vínculo entre las ganancias provenientes del 11 de septiembre y el financiamiento así como del silencio de los grandes medios de difusión. Los que fueron directamente afectados, al igual que los investigadores sobre los problemas de fondo con quienes están en contacto, tienen la fuerza y el coraje de preguntar «¿Cui Bono?» (¿Quién se beneficia con el crimen?) y de responder a esa pregunta. Comprenden que el éxito de usted como consejera para la seguridad nacional es el resultado directo del fracaso de usted misma en prevenir el 11 de septiembre. Pueden comprobar cómo sus mentiras en cuanto al 11 de septiembre han reportado dinero al grupo de inversionistas que la puso en el poder así como a los poseedores de bonos del tesoro de Estados Unidos que tanto cobran por financiar al ejército estadounidense, los servicios de inteligencia, las fuerzas policíacas, los contratistas de defensa y los intereses petroleros a quienes sirven.

Todos los anuncios publicitarios del mundo no lograrán ya convencer al pueblo estadounidense de que usted se preocupa verdaderamente por sus intereses.

Observación nº3: Usted caerá

Los más ricos y poderosos financian actuaciones. Ellos le pagan a usted para que haga aparecer al aparato gubernamental como algo legítimo cuando en realidad lo utilizan para acaparar el poder económico y político, lo cual significa que necesitan mentirosos capaces de mentir mejor que usted.

El mito según el cual usted no tenía dudas de que los estadounidenses merecían que se les informara de los riesgos que corrían en los aviones o de la posibilidad de que aviones fueran utilizados como armas ha sido relegado al mismo montón de polvo que el ataque de Estados Unidos contra Irak y la muerte de nuestros soldados en nombre de nuestra protección contra las armas iraquíes de destrucción masiva.

Las mentiras que dijo usted sobre el 11 de septiembre -como las que dijo sobre la guerra de Irak- han sido en provecho del complejo militar y bancario que usted misma representa. Esas mentiras, sin embargo, no han engañado a la gente. El pueblo estadounidense y los ciudadanos del mundo buscan la verdad. Pedimos los cambios que darán realce y honor a aquellos que murieron el 11 de septiembre y durante las guerras que vinieron después. Pedimos que no se derrame más sangre. Pedimos la devolución de todo lo que usted y los que la apoyan han robado a los que todavía estamos vivos.

Observación nº4: Usted es culpable de negligencia criminal con agravantes

Si desea usted detener a un terrorista, no tiene que mirar más allá de su propio espejo. Muchos estadounidenses se reúnen este fin de semana para homenajear al Jesús que murió por nuestros pecados y nos mostró el camino de la gracia. En el espíritu de la crucifixión de nuestro Señor, quiera Dios tener piedad de su alma.

Sinceramente suya,

Catherine Austin Fitts Ex asistente del Secretario de Alojamiento, Bush 1ero Presidenta de la sociedad Solari, Inc PO Box 157 Hickory Valley, TN 28042 731 764 2515 [email protected]

Carta enviada a: Webmail de la Casa Blanca: https://sawho14.eop.gov/PERSdata/in...

Copia e-mail a: Presidente George Bush: [email protected]; Vicepresidente Richard Richard Cheney: [email protected]; La Casa Blanca 1600 Avenida de Pennsylvania NW Washington, DC 20500 Comentarios: 202 456 1111 Teléfono: 202 456 1414 Comisión Nacional sobre los ataques terroristas contra Estados Unidos 301 calle 7ma, SW Habitación 5125 Washington, DC 20407 (202) 331 4060 [email protected]

Artículos de fondo:

- «Ashcroft Flying High», CBS News, Washington DC, 26 de julio de 2001.

- «A Historical Whitewash?», por Kelly Patricia O’Meara, Insight Magazine, 24 de noviembre de 2003.

- «If the World Was Talking, Why Didn’t We Listen?», por Kelly Patricia O’Meara, Insight Magazine, 24 de noviembre de 2003.

- «9-11 Profiteering», por Catherine Austin Fitts, Scoop Media, 22 de marzo de 2004.

- «A Letter to the Editor of the Wall Street Journal», por Catherine Austin Fitts, Scoop Media, 6 de octubre de 2003.

- Sitio Internet «Where is the Money?»

[1] Flawed by Design, The Evolution of the CIA, JCS and NSC por Amy B. Zegart, Stanford University Press, 1999.

[2] «In the Months Before 9/11, Justice Department Curtailed Highly Classified Program to Monitor Al Qaeda Suspects in the U.S.», Newsweek, 21 de marzo de 2004.

[3] «Officials: U.S. missed chance to kill bin Laden», por Ted Bridis y John Solomon, Associated Press, 25 de junio de 2003.

[4] «Informe sobre las audiencias de la Comisión sobre el 11 de septiembre», publicado por el Washington Post, 24 de marzo de 2004.

[5] The Age of Sacred Terror, de Daniel Benjamin y Steven Simon, Random House, octubre de 2002.

[6] «How Sept. 11 Changed Goals of Justice Dept.», por Adam Clymer, New York Times, 28 de febrero de 2002. «What went wrong» , por Michael Hirsh y Michael Isikoff, Newsweek, 27 mayo de 2002.

[7] «FBI Budget Squeezed After 9/11» , por Dana Milbank, Washington Post, 22 de marzo de 2004

[8] «Voices in the Wilderness Are Turning Into a Chorus», Los Angeles Times, 30 de marzo de 2004.

[9] «Bush Was Warned of Hijackings Before 9/11; Lawmakers Want Public Inquiry», ABC News, 16 de mayo de 2002.