¿Espera Osama bin Laden obtener contratos para su firma de construcción familiar? La pregunta no es fantasiosa. La última grabación atribuida al terrorista fugitivo y difundida recientemente por la televisión Al Jazeera se centra en una oferta para ayudar a «la reconstrucción de Afganistán e Irak». El valor total de sus proyectos se eleva a 30 mil millones de dólares. _Pero, ¿es realmente auténtica esta grabación? Lo que es cierto es que la grabación fue realizada por grupos terroristas, pero, ¿es Osama bin Laden quien habla? Mi respuesta es, no. Bin Laden está muerto o demasiado atemorizado dentro de su escondite para ocuparse de elaborar contratos. Sin embargo, en realidad, esa no es la cuestión: aun cuando esté vivo, Bin Laden está muerto desde el punto de vista político.
Los creadores de esa grabación debían perseguir varios objetivos. El primero de ellos es hacer creer que Bin Laden sigue vivo. En los últimos meses, ha habido mucha especulación en los medios de comunicación por saber por qué ya no se escucha hablar de él desde noviembre de 2004. Por lo tanto, era necesario para los autores de ese casete que hablara Al Qaeda, a fin de probar que Bin Laden seguía estando vivo. La segunda razón es que es necesario preparar a la opinión del mundo árabe para un viraje radical de tendencia contra los yihadistas en Irak. Ahora que los sunitas árabes participan del proceso democrático en Irak, el temor de los árabes yihadistas extranjeros es tener que enfrentar la cólera de los iraquíes, más que la que puede provocar las operaciones lanzadas por las fuerzas estadounidenses. Por último, los autores de ese casete quizás trataban de estimular un nuevo llamado a los Estados Unidos para lograr su salida precipitada de Irak. La voz en el casete intenta decir que el congresista John Murtha y el ex presentador de la televisión, Walter Cronkite, tienen razón en exhortar a Estados Unidos a que renuncie a esta victoria en Irak y se autoinflija deliberadamente una derrota. Si se aplicara el escenario de Murtha-Cronkite para arrancar la derrota de las garras de la victoria, los autores de ese casete podrían proclamar que Al Qaeda sacó a Estados Unidos del conflicto iraquí.
El verdadero interés de esa grabación es que puede revelar la profunda falla que existe en el movimiento yihadista. Recuerden las últimas dos grabaciones de Ayman Al Zawahiri, quien suele considerarse como el brazo derecho de Bin Laden. La estrategia de Zawahiri, la desarrollada desde estos últimos cuatro años, es conquistar algunos países musulmanes para crear una superpotencia islamista que pueda conquistar el mundo. Por su parte, Bin Laden, o el que se oculta detrás de esa grabación, sigue soñando con una operación parecida a los ataques del 11 de septiembre en Occidente, preferentemente, en suelo estadounidense. Esa grabación trata de ganar tiempo en Afganistán y en Irak para preparar nuevos atentados en Estados Unidos.
El Bin Laden de la grabación ofrece un alto al fuego, dirigido directamente a Estados Unidos. Los ataques de Madrid y Londres, y docenas de operaciones abortadas en las capitales de Europa Occidental, fueron el corolario de un ofrecimiento anterior de alto al fuego a los europeos. Por consiguiente, ese alto al fuego debe considerarse como una muestra del cinismo islámico.

Fuente
Gulf News (Emiratos Árabes Unidos)
Gulf News es el principal diario dedicado a todo el Golfo Arábigo-Pérsico. Difusión: más de 90 000 ejemplares. Redactado en Dubai en inglés, es leído sobre todo por la muy importante comunidad extranjera radicada en la región.

«New Bin Laden tape is playing a different tune», por Amir Taheri, Gulf News, 24 de enero de 2006.