Para la opinión pública, movimientos sociales y políticos, la actitud del Gobierno Nacional de haber clausurado la personería jurídica de Acción Ecológica (AE) era una retaliación política por haber encabezado la marcha contra la ley minera. Una de las principales justificaciones para dicha clausura se fundamentó en que AE no cumplía con los objetivos para los cuales fue creada; el régimen se dio cuenta de su error y dio marcha atrás en su decisión.

Las Ong y la USAID en Latinoamérica

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, en inglés) ha sido denunciada por muchas organizaciones sociales y hasta políticas internacionales de ser una agencia que trabaja directamente con la Central de Inteligencia Americana (CIA). Así lo confirma un reportaje de Roberto Pérez Betancourt, publicado en la página electrónica Voltaire, con el título: “USAID conjuga bloqueo contra Cuba y subversión”, donde afirma que “los propios directivos de la USAID han reconocido su papel cuando pagan a mercenarios que actúan dentro y fuera de Cuba en función del plan desestabilizador orquestado por la administración Bush”.

En este mismo sentido, esta agencia estaría actuando, con mayor precaución, en los gobiernos que aceleran el proceso de cambio como Venezuela, Bolivia, Ecuador, entre otros regímenes que aparecen opuestos a la política internacional de los Estados Unidos. Los casos más evidentes de la intromisión de esta agencia en la política local se encuentran en Venezuela y Bolivia. Al respecto, la investigadora Eva Golinger, en un artículo publicado en la página electrónica Eco.portal.net, titulado “Usaid en Bolivia y Venezuela - La subversión silenciosa”, afirma que en Venezuela esta agencia aplicó una estrategia en el año 2002, con el aumento en financiamiento a sectores de la oposición a través de la National Endowment for Democracy (NED) y la apertura de una oficina de transición (OTI) de la USAID en Caracas. “Estos esfuerzos lograron consolidar un movimiento opositor en aquel momento, que a pesar de fracasar en el golpe de Estado, alcanzó a causar daños severos a la industria petrolera y a la economía nacional a través de un sabotaje económico y un “paro” de gerentes y empresarios”.

Al respecto, la misma autora reseña el trabajo de la USAID en Bolivia en los últimos años; ella manifiesta que desde el mes de marzo del 2004 esta agencia abrió otra oficina hacia las iniciativas de una transición (OTI), para supuestamente ayudar a reducir las tensiones en zonas de conflicto social y apoyar al país con la preparación de los eventos electorales. “En este caso, la USAID contrató a la empresa estadounidense Casals & Associates Inc. (C&A) para manejar los más de 13.3 millones de dólares que habían otorgado a 379 organizaciones, partidos políticos y proyectos en Bolivia. C&A juega el papel en Bolivia al igual que hace la DAI en Venezuela”.

La USAID en Ecuador

En la página web de la Embajada de los Estados Unidos en Ecuador se señala, claramente, que “Estados Unidos ha sido un socio del Ecuador apoyando sus estrategias y proyectos de desarrollo desde 1942. En los últimos 45 años la cooperación brindada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) se ha enfocado en temas como la educación, salud, medio ambiente, agricultura, microempresa, y otros. Actualmente, el programa de USAID se concentra en Paz y Seguridad e Inversión Social, Democracia, Crecimiento Económico, Conservación de la Biodiversidad, y otras iniciativas”. Entre sus principales socios, la misma web señala a Participación Ciudadana, la Organización Social para las Migraciones, la Academia para el Desarrollo Educativo, WCS, Corporación Carana, Fonag, Compañeros de las Américas.

En una entrevista lograda por OPCIÓN a Simón Jaramillo, en ese entonces técnico del Área de Compromiso Democrático de Participación Ciudadana, confirmó que esta organización sí recibe el financiamiento de la USAID; además señaló que existen otras instituciones como la Corporación Latinoamericana para el Desarrollo y la Fundación Esquel, que también recibe fondos de esta agencia, que es del gobierno de los Estados Unidos. “Entiendo que en años anteriores se tuvo (se refiere a Participación Ciudadana) algún financiamiento de la Comunidad Europea y Fundaciones belgas. En este momento (febrero de 2005), tenemos financiamiento de la USAID; son organizaciones norteamericanas que financian temas de democracia. Ellos financian instituciones tipo Ong en temas de democracia y algunos de justicia. Existen también fundaciones alemanas que financian a otras como CORDES, del doctor Oswaldo Hurtado, están también la FLACSO, el ILDIS”, sostuvo Jaramillo.

En un reportaje publicado, semanas atrás, por diario El Telégrafo, titulado “Hay más de 6.800 ONG sin registros ni personería jurídica en el país”, se señala que la cifra se determinó cuando el Ministerio Coordinador de Desarrollo Social elaboró el Registro Único de Organizaciones de la Sociedad Civil a nivel nacional. “Según la información de la Secretaría de Estado, existen en el país 40.069 organizaciones no gubernamentales (ONG), de las cuales 6.861, que representan el 17% del total, no cuentan con registros en ningún ministerio, indica esta información. ¿Cuáles son los intereses para presencia de algunas Ong en el país? ¿Por qué no están registradas? ¿Algunos ex miembros de Ong de dudosa procedencia tendrán como objetivo internacional estar dentro de los gobiernos de turno?