Red Voltaire
«Tendencias del Oriente»

Al-Qaeda y la alianza Riad-Washington

+
JPEG - 14.5 KB
El jefe de al-Qaeda en Líbano, Majed al-Majed, oficialmente fallecido luego de ser detenido cuando era trasladado en ambulancia.

Por Ghaleb Kandil

Los grupos vinculados a al-Qaeda han sido reconocidos oficialmente como herramientas de la agresión estadounidense-saudita contra Siria y tanto Riad como Washington aplican al pie de la letra las instrucciones del jefe de la red, Ayman al-Zawahiri.

Los recientes acontecimientos en Siria merecen que nos detengamos en las últimas declaraciones del jefe de al-Qaeda, quien ordenó al Emirato Islámico en Irak y el Levante (EIIL, más conocido bajo el nombre árabe de Dae’ch) retirarse de Siria y contentarse con representar la red en Irak. Al-Zawahiri reconoció oficialmente el Frente al-Nusra atribuyéndole el título de representante de al-Qaeda en Siria. En ese país, Al-Nusra es actualmente aliado del Frente Islámico, que cuenta en sus filas tanto brigadas vinculadas a al-Qaeda como ramas armadas de la Hermandad Musulmana.

El Frente Islámico se halla bajo la dirección de Zahrane Allouche, el hombre del jefe de los servicios de inteligencia de Arabia Saudita, Bandar Ben Sultán, y goza públicamente del respaldo de Qatar, de Arabia Saudita y de Turquía, con la bendición de Estados Unidos.

El desmembramiento y desaparición del llamado Ejército Sirio Libre (ESL) hizo caer el maquillaje que escondía la verdadera identidad de los grupos terroristas que luchan contra el pueblo y el ejército de Siria. El regreso de miles de desertores a las filas del ejército regular de Siria es el resultado natural de la aparición de al-Qaeda y de sus componentes takfiristas, quienes protagonizan ahora una sangrienta disputa por el control de los recursos y el botín de los saqueos.

Desde el inicio de los acontecimientos era evidente que los países que desataron la guerra utilizan los grupos terroristas y los remanentes de al-Qaeda para tratar de destruir el Estado sirio y sus capacidades. El objetivo era castigar a Siria por su papel en el movimiento de resistencia contra los planes hegemónicos de Israel y Estados Unidos, que ya han desatado tres guerras contra el Líbano y Gaza. Esas agresiones han fracasado, al igual que la invasión estadounidense contra Irak, que no logró alcanzar sus objetivos.

Desde que Bandar Ben Sultán fue puesto al mando de la agresión contra Siria, el papel de al-Qaeda no ha dejado de ampliarse y extenderse. Y como siempre sucede donde quiera que actúan, las ramas de esa organización se disputan a tiros el control de los recursos. Así sucede en Afganistán, donde los terroristas luchan entre sí por el control de las redes que garantizan el contrabando de amapola y de opio.

Tras el paisaje ensangrentado en Siria se vislumbra una peligrosa verdad estratégica, que debería conducir a una condena unánime de las acciones de Estados Unidos y de la dinastía de los Saud, responsables –con sus aliados qataríes y turcos– de la hecatombe. Al-Qaeda no sólo es responsable de crímenes contra la humanidad cometidos en Siria sino también de actos de terrorismo perpetrados en Irak, en Líbano, en Libia así como en Túnez, Egipto y Somalia. Y hoy se halla a las puertas de Europa.

Como bien reclaman Rusia, Siria, Irak, Irán y el Líbano, la prioridad debe ser la lucha contra el terrorismo. Debe trazarse una política internacional que haga público el papel que ha tenido cada uno de los países en el apoyo y desarrollo de al-Qaeda en Siria y en otras regiones.

Hechos

  • El cuerpo del saudita Majed Al-Majed, jefe de las Brigadas Abdallah Azzan, fue trasladado a Arabia Saudita. El juez Samir Hammoud, fiscal general de la Corte de Apelaciones [libanesa], dio luz verde al traslado.
  • La embajada de Estados Unidos en Beirut anunció en un comunicado que «el segundo del jefe del Departamento de Estado para el Medio Oriente, Matthew Spence, efectuó una visita al Líbano esta semana y se reunió con el presidente de la República Michel Sleiman y con el comandante en jefe del ejército Jean Kahwagi, así como con numerosos responsables políticos y militares». El señor Spence «discutió con sus interlocutores sobre el apoyo de Estados Unidos al ejército libanés a través de los continuos programas de colaboración en materia de seguridad, fundamentalmente las ayudas estadounidenses al ejército y a las fuerzas de seguridad interna –[ayudas] estimadas en más de 1 000 millones de dólares desde 2005– para la protección de las fronteras libanesas y la defensa de la soberanía y la independencia del Estado», indica el comunicado. «Matthew Spence reiteró que Estados Unidos sigue comprometido a impedir que la crisis siria se extienda al Líbano», concluye el comunicado.
  • El ex comandante de la marina de guerra israelí, general Eliezer Marom, declaró que «no existe un sistema defensivo confiable capaz de enfrentar los misiles rusos tierra-mar del tipo Yakhont». El oficial declaró que «si se confirman los informes estadounidenses sobre el traslado de elementos de ese tipo de misil al Líbano por el Hezbollah y que [el Hezbollah] cuenta con gran cantidad de esos misiles, eso significará que el partido es ahora capaz de alcanzar las plataformas israelíes de extracción de gas en el Mediterráneo, así como los navíos civiles y militares y los puertos». El general Marom estimó que los misiles Yakhont constituyen el mayor desafío que enfrenta Israel, sobre todo a causa del perfeccionamiento de esa arma. «No existe en Israel ningún sistema de defensa contra ese misil», reafirmó. Por su parte, el ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, estimó el martes que el Hezbollah no dispone de misiles avanzados rusos del tipo Yakhont. «Nuestra línea roja en lo tocante a los acontecimientos en Siria es clara. No permitiremos el traslado de misiles avanzados de Siria hacia el Líbano», lanzó el ministro en un encuentro con la prensa. «Si eso sucede, sabremos cómo responder», agregó.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.