Red Voltaire
«Tendencias del Oriente»

La guerra contra Siria y la ilusión de los compromisos

| Beirut (Líbano)
+
JPEG - 21.2 KB

Por Ghaleb Kandil

Algunos medios políticos piensan que Rusia y Estados Unidos se han puesto de acuerdo sobre una serie de compromisos en la región y que todo lo que sucede en Siria –en el plano político y en el plano militar– es parte de un guión destinado a implementar esos arreglos.

La realidad es que la relaciones internacionales atraviesan actualmente un periodo de transición en la que deben perfilarse los nuevos equilibrios surgidos gracias a la resistencia del Estado sirio ante la agresión colonial dirigida por Estados Unidos. Es evidente que se está construyendo la era de la postdominación unilateral de Washington. Pero las reglas de la nueva guerra fría no están aún totalmente definidas. El reconocimiento por parte de Estados Unidos del fin de su hegemonía unilateral se acompaña de los continuos intentos de Washington por influir en las nuevas ecuaciones y equilibrios a medida que van surgiendo.

En ese marco se inscriben las presiones y la injerencia de Estados Unidos y en general de Occidente en el patio trasero de Rusia. La crisis en Ucrania es la mejor ilustración de esa actitud, al igual que la continuación de la asociación entre Estados Unidos y Arabia Saudita con vista a prolongar el baño de sangre en Siria, con la esperanza de modificar así en su propio beneficio la correlación de fuerzas que debe dar lugar al naciente compromiso político.

Esas son realidades que se perciben en Ginebra 2, donde los estadounidenses negociaron –de forma indirecta– con la delegación oficial siria a través de una delegación «opositora» montada por el embajador de Estados Unidos en Damasco, Robert S. Ford. En ese mismo marco se inscribe la decisión de mantener a Irán al margen de Ginebra 2, lo cual fue un mensaje dirigido a Rusia, de una manera digna de los tiempos de la hegemonía unilateral, a través del secretario general de la ONU. La reforma de esta última organización y la instauración de un reequilibrio de la correlación de fuerzas en su seno son, por cierto, condiciones indispensables para el establecimiento de un mundo multipolar.

En este periodo de transición se mantiene la confrontación sobre la elaboración de las nuevas correlaciones de fuerza entre las potencias y la situación en Siria refleja las nuevas realidades internacionales. Así que el hecho de creer en la existencia de supuestos arreglos internacionales y en la seriedad de Estados Unidos en materia de lucha contra el terrorismo es una ilusión. Y lo peor de todo es que esa ilusión puede falsear los cálculos y producir análisis erróneos.

Fue Estados Unidos quien llevó a Siria el terrorismo de al-Qaeda, con la cooperación del régimen saudita, de Turquía y de Qatar. Fue Washington quien albergó y encubó la Hermandad Musulmana… y sigue haciéndolo aún a sabiendas de que esa cofradía promueve el pensamiento takfirista y el terrorismo en el mundo musulmán.

La negativa de Estados Unidos a reconocer la lucha contra el terrorismo como una prioridad en Siria, lo cual fue un reclamo de la delegación oficial siria en Ginebra 2, equivale a una confesión de Washington de que su decisión no es otra que utilizar el terrorismo para seguir desangrando al Estado sirio. Los argumentos que presentó Barack Obama en su entrevista al New Yorker, para explicar las razones de su apoyo al Frente Islámico, son la mejor demostración de esa realidad. Obama calificó a los combatientes de esa organización terrorista de «yihadistas», llamando a no meterlos en el mismo saco que al-Qaeda. Ese Frente Islámico es un producto puramente americano-saudita, activo únicamente dentro de Siria y, según afirma la revista estadounidense Foreign Policy en un artículo publicado hace unos días, no constituye una amenaza terrorista. Foreign Policy hasta cubre de elogios al jefe de las Brigadas Shrar al-Cham, Abu Khaled “el Sirio”, tratando incluso de restar importancia a las palabras de este terrorista en homenaje a Osama ben Laden.

La próxima etapa se caracterizará por un recrudecimiento de los combates en el terreno y por la continuación del respaldo de Estados Unidos, Arabia Saudita, Qatar, Gran Bretaña y Francia a los movimientos extremistas. A pesar de la última maniobra verbal de Recep Tayyeb Erdogan durante su reciente visita a Teherán, que no se vio acompañada de ninguna medida concreta en el terreno, Turquía también mantendrá su respaldo a los terroristas.

La administración Obama ha reconocido el fracaso de su apuesta por la destrucción del Estado sirio, disfrazada de «cambio de régimen». Su nueva estrategia consiste en tratar de establecer líneas de demarcación entre el Ejército Árabe Sirio y los rebeldes, mediante un respaldo masivo en armas, dinero y refuerzos en hombres y en asesoría técnica. En Washington se habla abiertamente en algunos medios de dividir Siria, separando del Estado central las provincias de Idlib, Alepo, Rakka, Deir Ezoor y Hassaka. Otros proyectos hablan de dividir Siria en 3 regiones: la primera estaría bajo el control del Estado central y su ejército, la segunda controlada por los grupos armados y la tercera por los kurdos.

Así que el Ejército Árabe Sirio está batiéndose por preservar la unidad de Siria y su independencia. Los estadounidenses y sus agentes acabarán descubriendo que todos sus planes no pasan de ser simples espejismos porque, al estar en juego su unidad y su independencia, el pueblo sirio y su ejército están dispuestos a hacer los sacrificios que sean necesarios.

Hechos

  • Un atentado suicida estremeció el sábado en la noche la ciudad [libanesa] de Hermel con un saldo de 3 muertos –además del kamikaze– y 28 heridos. El ministro del Interior Marwan Charbel afirmó que el atentado fue perpetrado por un kamikaze con un vehículo modelo Cherokee. El atentado se produjo en la estación de gasolina al-Aytame, a la entrada de la ciudad, no lejos del orfelinato al-Mabarrate. La dirección de la escuela anunció que ningún alumno resultó herido en la explosión. Según testigos, el kamikaze hizo estallar el vehículo dentro de la gasolinera, donde había pedido que le llenaran el tanque. Una fuente de seguridad indicó que la explosión provocó un enorme incendio que dificultó la llegada de socorro. Varias personalidades políticas condenaron el ataque. El primer ministro designado, Tammam Salam, calificó el atentado de «cobarde acto terrorista» llamando a los habitantes de la región a la calma y la solidaridad y asegurando que los responsables de ese acto serán arrestados y juzgados. El primer ministro dimitente Najib Mikati también condenó el atentado, renovando su llamado a la unidad «para proteger el país». El jefe del Partido Socialista Progresista (PSP), Walid Joumblatt, alertó contra el terrorismo que amenaza el Líbano. «Hemos entrado en un periodo de terrorismo ambulante a causa de la guerra en Siria y del conflicto en la región», afirmó el líder druso. También advirtió sobre nuevos atentados «sobre todo porque varios coches-bomba han podido penetrar en el barrio sur de Beirut, en Hermel y en Trípoli». Es la segunda vez en menos de un mes que la ciudad de Hermel es blanco de un atentado. El Frente al-Nusra en Líbano, grupúsculo vinculado a al-Qaeda, reclamó la autoría del atentado del sábado en la noche a través de su cuenta en Twitter. Ese mismo grupo ya se había atribuido anteriormente la explosión de otro coche-bomba que mató a 3 personas el 16 de enero [de 2014] en la misma ciudad.
  • El diario [libanés] Ad-Diyar reporta que el comandante en jefe del Ejército Libanés, general Jean Kahwagi, viajó a Riad a la cabeza de una delegación de oficiales de alto rango para una serie de entrevistas vinculadas a la entrega de armas de Francia al ejército por valor de 3 000 millones de dólares donados por Arabia Saudita.
  • La justicia francesa suspendió el viernes una decisión de la alcaldía comunista de Bagnolet que proclamó Ciudadano de Honor [de esa localidad parisina] al militante libanés Georges Ibrahim Abdallah, condenado a cadena perpetua en Francia. En respuesta a una solicitud de la prefectura, el tribunal administrativo de Montreuil (Seine-Saint-Denis) ordenó de inmediato la suspensión de la decisión de la alcaldía. El 11 de diciembre de 2013, el alcalde comunista de Bagnolet, Marc Everbecq, otorgó el título de Ciudadano de Honor a Georges Ibrahim Abdallah, siguiendo así el ejemplo de otras 2 alcaldías comunistas de la región francesa de Pas-de-Calais.

Fuente
New Orient News

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.