Red Voltaire
La guerra de los gasoductos

Con su acto fatal contra Rusia, Turquía provoca la victoria de Alemania

Después volverse contra Rusia, a pesar del acuerdo sobre el gas que ya había firmado con Moscú en 2014, Turquía pierde toda posibilidad de ganarse un espacio en el abastecimiento de gas ruso a Europa occidental con gas ruso. Valentin Vasilescu describe en este trabajo las 4 opciones posibles.

| Bucarest (Rumania)
+
JPEG - 31 KB
Vladimir Putin y Gerhard Schroder

En tiempos de la guerra fría, los soviéticos crearon una red para garantizar el abastecimiento energético a Europa. Para ello siguieron 4 orientaciones estratégicas del «Teatro de Acción Militar» (TAM) del continente europeo. Un TAM representa un espacio geográfico del tamaño de una parte del continente donde se desarrollan las operaciones militares propiamente dichas. Las «orientaciones estratégicas» son franjas de tierra imaginarias, en profundidad, que permiten efectuar las operaciones militares.

JPEG - 63.1 KB

- La primera es la orientación estratégica báltica, que comienza en las llanuras del norte de Europa y termina en la costa del Mar Báltico, permitiendo garantizar el abastecimiento de gas natural a Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania.

- La segunda es la orientación estratégica bielorrusa, que permite garantizar el abastecimiento de gas a Bielorrusia, Polonia y Alemania oriental. Después de la reunificación alemana, el aprovisionamiento de gas para la parte oriental de Alemania ya no dependía de Rusia. Al desaparecer el Pacto de Varsovia, los países bálticos y Polonia se unieron a la OTAN y adoptaron una actitud hostil hacia Rusia. Por consiguiente, en el otoño de 2012, las 2 tuberías de esa dirección fueron reemplazadas por el gasoducto North Stream, con capacidad para trasladar 110 000 millones de metros cúbicos de gas al año, que garantiza el transporte del gas entre Rusia y Alemania, a través del Báltico, evitando el paso por los países bálticos y Polonia.

JPEG - 38.6 KB

- La tercera orientación estratégica es la ucraniana. Comienza en Rusia, atraviesa el este y el sur de Ucrania hasta alcanzar Bratislava (en Eslovaquia) y posteriormente Viena. Es la red de mayor flujo con la que cuenta Gazprom. Como consecuencia de los frecuentes robos de gas cometidos en las tuberías y de los impagos de gas ya consumido durante los últimos años, Ucrania se convirtió en un socio indeseable para Rusia. Esto llevó a Gazprom a buscar otro corredor que no fuese Ucrania para garantizar el abastecimiento a Europa central y los Balcanes.

JPEG - 48.1 KB

En 2009, Vladimir Putin hizo a Rumania una oferta increíblemente ventajosa: tomar el lugar que hasta entonces había ocupado Ucrania en la venta de gas ruso a Europa. Esto significa que Rumania habría podido ganar varios cientos de millones de dólares al año gracias al tránsito del gas ruso a través de su territorio. Sin embargo, el presidente Traian Basescu rechazó la proposición para la construcción del gasoducto South Stream, que partía del puerto de Anapa –en la costa rusa– y atravesaba el Mar Negro hasta Rumania. La producción interna de Rumania garantiza el 75% de las necesidades rumanas de gas pero quien explota el gas rumano es la empresa austriaca OMV.

Hoy en día, Rumania sigue esperando por el descubrimiento y futura explotación de importantes yacimientos en el Mar Negro para satisfacer el otro 25% de sus necesidades. Pero la incompetencia y la corrupción del gobierno rumano han impedido a ese país convertirse en principal centro de distribución del gas en Europa y, gracias a sus reservas del Mar Negro, acercarse –a largo plazo– las posesiones de la empresa rusa Lukoil.

JPEG - 38.1 KB

Inmediatamente después, Gazprom movió el proyecto South Stream más hacia el sur, hacia Bulgaria. Y fue entonces la Unión Europea, a través de los funcionarios alemanes, quien ejerció presión sobre los búlgaros para bloquear el proyecto. Más adelante mostraremos el inmenso interés que tiene Alemania en todo este rejuego.

- La cuarta orientación estratégica del TAM europeo es la de los Balcanes, que conecta a Europa con los continentes asiático y africano, y se compone de 2 articulaciones con forma de franjas estrechas, llamadas «direcciones operacionales». Una de ellas es precisamente la dirección que comienza a partir de Ankara, pasa por Estambul –punto de paso hacia el continente asiático–, el estrecho del Bósforo y los Dardanelos. En 2005, Gazprom puso en servicio el gasoducto Blue Stream, que atraviesa el Mar Negro, para alcanzar la parte asiática de Turquía, hasta Ankara.

JPEG - 29.5 KB

Como el flujo inicial de este gasoducto era demasiado pequeño (16 000 millones de metros cúbicos al año) no podía reemplazar el de Ucrania y convertirse en el corredor gasífero del sur hacia Europa. Recep Tayyip Erdogan, quien llegó a designarse a sí mismo como «el Putin de Turquía», logró convencer a Moscú para que los países europeos compraran el gas ruso en la frontera de la Unión Europea, o sea a partir de Turquía [1]. Así nació el proyecto Turkish Stream que habría de llevar el gas ruso directamente hasta la parte europea de Turquía, a través del Mar Negro. Con el Turkish Stream, el 70% de los países miembros de la Unión Europea dependerían de la energía proveniente de un país que no es miembro de la Unión Europea. El derribo del Su-24 ruso en el espacio aéreo sirio por un F-16 turco deterioró gravemente las relaciones entre Turquía y Rusia y la economía turca se ha visto muy seriamente afectada.

JPEG - 33 KB

Turquía, que es el segundo mayor consumidor de Gazprom, se ve ahora en una situación en la que es incapaz de sustituir las importaciones de gas ruso, cuando necesita entre 50 000 y 60 000 millones de metros cúbicos de gas al año. Irán, aliado de Rusia, no tiene interés en sustituir a Gazprom. Azerbaiyán sólo puede garantizar un volumen muy pequeño (16 000 millones de metros cúbicos) del cual 10 000 millones van a Europa y solamente 6 000 millones van a Turquía.

Entonces, ¿quién ganó?

Alemania acaba de adoptar una política que prohíbe la construcción de centrales nucleares y el gas ruso garantizará el 70% de sus necesidades energéticas. Alemania ha concluido con Gazprom un acuerdo que multiplicará por dos el flujo de gas ruso hacia el territorio alemán mediante la construcción de otra tubería, paralela al ya existente North Stream.

A partir de 2019, Alemania seguirá siendo no sólo el motor de Europa sino que además tendrá en sus manos–gracias a la energía– el control del desarrollo económico del oeste de los Balcanes (Eslovenia, Albania, Macedonia, Montenegro, Bosnia-Herzegovina, Serbia y Croacia) y del centro de Europa (Eslovaquia, Austria, Hungría, Moldavia, Rumania y Bulgaria).

[1] «De cómo Vladimir Putin invirtió la estrategia de la OTAN», por Thierry Meyssan, Оdnako (Rusia), Red Voltaire, 8 de diciembre de 2014.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.