Red Voltaire
‎«El arte de la guerra»‎

La Unión Europea acepta la instalación ‎de nuevos misiles nucleares ‎estadounidenses en Europa

Los países miembros de la Unión Europea se alinearon unánimemente tras la estrategia ‎militarista de su “hermano mayor” estadounidense. Al hacerlo aceptan que Europa ‎se convierta en campo de batalla nuclear si Estados Unidos entra en conflicto ‎con Rusia.‎

| Roma (Italia)
+

JPEG - 33.8 KB

Cerca del “Palacio de Cristal” de las Naciones Unidas, en Nueva York, puede verse una escultura ‎metálica llamada El Mal vencido por el Bien que representa a San Jorge atravesando un dragón ‎su lanza. Es un regalo de la URSS, que quiso celebrar así, en 1990, la firma del Tratado INF entre ‎Moscú y Washington, documento que eliminaba los misiles nucleares terrestres de corto y ‎mediano alcance (entre 500 y 5 000 kilómetros). Simbólicamente, el cuerpo del dragón nuclear ‎agonizante está hecho con pedazos de misiles balísticos estadounidenses Pershing-2 (que habían ‎estado desplegados en Alemania occidental) y de SS-20 soviéticos retirados de sus bases en la ‎URSS. ‎

Pero el dragón nuclear vuelve hoy a la vida, gracias a Italia y a los demás países de la Unión ‎Europea que han votado contra el proyecto de resolución sobre la Preservación y Aplicación del ‎Tratado INF propuesto por Rusia en la Asamblea General de la ONU, rechazado con 46 votos ‎en contra, 43 votos a favor y 78 abstenciones. ‎

La Unión Europea –que entre sus 27 miembros cuenta 21 miembros de la OTAN– adoptó así la ‎posición de la OTAN, que es a su vez la posición de Estados Unidos. Como antes lo hizo la ‎administración Obama, la administración Trump acusó a Rusia –sin presentar prueba alguna– de ‎haber realizado ensayos con un misil de la categoría prohibida y anunció que Estados Unidos va a ‎retirarse del Tratado INF. Simultáneamente, Estados Unidos ha iniciado un programa tendiente a ‎reinstalar en Europa misiles nucleares que apuntarán a Rusia, además de desplegar también ‎misiles nucleares, que apuntarán a China, en la región Asia-Pacífico. ‎

El representante de la Federación Rusa ante la ONU ya advirtió que «eso constituye el inicio de ‎una carrera armamentista abierta». En otras palabras, advirtió que si Estados Unidos instala ‎nuevamente en Europa misiles nucleares apuntando a Rusia (como los misiles estadounidenses ‎‎Cruise desplegados en [la región italiana de] Comiso en los años 1980, Rusia responderá ‎instalando nuevamente –en su territorio nacional– misiles similares que apuntarán hacia blancos ‎en Europa (aunque no alcancen el territorio de Estados Unidos). ‎

Ignorando todo eso, el representante de la Unión Europea ante la ONU acusó a Rusia de socavar ‎el Tratado INF y anunció el ya mencionado voto negativo de todos los países de la UE porque «la ‎resolución presentada por Rusia desvía del tema en discusión». Dicho claramente, la Unión ‎Europea dio luz verde a la posible instalación de nuevos misiles nucleares estadounidenses ‎en Europa, incluyendo Italia. ‎

Sobre este tema tan importante, el gobierno de Giuseppe Conte [el primer ministro de Italia], ‎renunciando –como hicieron sus predecesores– al ejercicio de la soberanía nacional, se alineó ‎tras la Unión Europea, que a su vez se alineó tras la OTAN, que a su vez actúa bajo las órdenes ‎de Estados Unidos. Y de todo el arco político [italiano] no se elevó ni una voz para exigir que ‎sea el Parlamento quién decida cómo votar en la ONU. Y en el Parlamento tampoco se hizo oír ‎ni una sola voz para exigir que Italia respete el Tratado de No Proliferación del armamento ‎nuclear, documento en virtud del cual Estados Unidos está obligado a retirar del suelo italiano ‎sus bombas nucleares B61 y abstenerse además de desplegar en Italia –a partir de principios de ‎‎2020– sus nuevas bombas atómicas B61-12, aún más peligrosas que las anteriores.‎

Así se viola nuevamente el principio fundamental de la Constitución italiana que estipula que «la ‎soberanía pertenece al pueblo». Y como el aparato político-mediático mantiene a los italianos en ‎la ignorancia sobre estas cuestiones de vital importancia, el derecho a la información se viola ‎doblemente, ya que se viola no sólo la libertad de informar sino también el derecho a que ‎nos informen. ‎

Si no se hace algo ahora, mañana ya no habrá tiempo para decidir: un misil balístico de alcance ‎intermedio portador de una carga nuclear es capaz de alcanzar su objetivo y destruirlo en sólo 6 u ‎‎11 minutos. ‎

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.