JPEG - 6 KB

Pero, como ha dicho el propio presidente Hugo Chávez, las cifras macroeconómicas no son nada si en la realidad el común de los mortales no se benefician de lo que está detrás de los números. El gobierno tiene mucho que batallar aún para combatir la extendida pobreza y la elevada inflación.

El Banco Central de Venezuela reportó que en el segundo trimestre del 2004 el PIB experimentó un crecimiento de 13,6% respecto al mismo lapso del año pasado. Ese resultado aunado a un crecimiento revisado de 34,8% en los primeros tres meses del 2004 dan un consistente 23,1% de incremento del PIB en el primer semestre del 2004.

En los seis primeros meses del 2003 la economía registró una contracción de 18,7% por los coletazos de un paro de dos meses -diciembre del 2002 e inicios de febrero del 2003- que golpeó con fuerza la vital industria petrolera y mantuvo cerradas empresas y comercios. La evolución observada en el segundo trimestre estuvo determinada, principalmente, por las actividades no petroleras, al mostrar éstas un crecimiento de 15,% en su valor agregado, mientras que las actividades petroleras crecieron en 3,5%. Desde el punto de vista institucional, el sector privado creció en 16,1%, en tanto que el sector público lo hizo en 5,9%.

Pareciera que la economía comienza a tratar de salir del profundo hueco que cayó en el 2002 y 2003 con contracciones históricas de 8,9 y 9,4% respectivamente, en medio de la turbulencia política que azotó al país durante ese lapso.

El Ministerio de Finanzas dijo tras el referendo del 15 de agosto que pasado el clima de conflictividad política con la consulta estaba previsto que la economía siguiera consolidándose. "El indiscutible resultado del referendo (...) proporciona tranquilidad al mercado internacional, y se constituye una clara y positiva señal para la comunidad financiera con respecto a la recuperación de la economía venezolana", dijo el ministerio en un comunicado.

Seguir creciendo en el 2005

Para este año, las previsiones privadas y oficiales ubican el crecimiento de la economía entre 10 y 12% y para el 2005 entre 3 y 5%. El ministro de Planificación, Jorge Giordani apostó que el 10% ya estaba casi logrado y que 12% es una nueva meta.

El BCV destacó que en el período hubo un crecimiento de 28,2% en el sector de la construcción; 27,1% en el sector comercio; 27,1% en transporte y almacenamiento; 25,7% en la industria manufacturera y 16,8% en comunicaciones.

El comportamiento de estas actividades estuvo determinado por la expansión en la demanda agregada interna, en 28,4%, explicó el emisor. Agregó la flexibilización del control cambiario permitió una mayor liquidación de divisas, y el impacto de un mayor financiamiento bancario, propiciado por el descenso en las tasas de interés activas, contribuyeron tanto a la expansión de la oferta de bienes y servicios, como de la demanda agregada interna.

Precisó que en el caso de la construcción, el comportamiento observado se origina por una mayor demanda de obras tanto del sector público, específicamente por el gobierno general, como del sector privado. La demanda global registró una recuperación de 21,6% debido al mayor gasto de consumo final privado (13,5%), a la inversión bruta fija (42,7%) y, en menor medida, al gasto final del gobierno (6,5%) y a las exportaciones (2,5%).

El emisor también informó que el país registró un superávit de 3.365 millones de dólares en la cuenta corriente de su balanza de pagos en el segundo trimestre del 2004. En el mismo lapso del 2003 hubo un superávit de 3.218 millones de dólares.

El resultado se debió al incremento de 32,9% en el valor de las exportaciones totales, fundamentalmente las petroleras a causa de los altos precios del crudo.

El BCV destacó que también aumentaron las ventas externas del sector no petrolero, en un 37,3%, principalmente de las industrias química y siderúrgica y de las actividades vinculadas a los productos plástico, aluminio, vehículos automotores, alimentos y bebidas. Por su parte, las importaciones en el período se ubicaron en 3.928 millones de dólares, un incremento de 88,7% con respecto al segundo trimestre del año anterior, "lo cual guarda relación con el crecimiento registrado en la actividad económica real", dijo.

Unas de cal, otras de arena

El BCV también dijo que la cuenta de capital y financiera del quinto exportador mundial de crudos cerró el segundo trimestre del año con un déficit estimado de 2.356 millones de dólares, frente al saldo negativo de 446 millones en el mismo período del 2003.

El resultado se debió a los déficits en las categorías "Otra Inversión e Inversión de Cartera", por efecto de un incremento de los activos externos relacionados con las cuentas por cobrar y depósitos de los sectores petrolero público y privado no financiero, así como por los pagos netos de deuda externa comercial y financiera de los sectores público y privado.

A ellos agregó la adquisición de bonos por parte de los sectores financiero público y privado, "lo que representa una disminución de las posiciones deudoras del gobierno frente al resto del mundo; y los pagos por amortización de deuda reestructurada y del gobierno general y bonos del sector público petrolero".

Por su parte, la inversión directa registró un superávit de 612 millones de dólares debido a la disminución de activos en cuentas por cobrar a filiales externas del sector público petrolero, y a la inversión recibida por el sector privado no financiero y la reinversión de utilidades en los sectores petrolero y financiero privados, explicó en un comunicado.

La balanza de pagos registró un saldo superavitario de 224 millones de dólares en el segundo trimestre del 2004 contra 2.661 millones de dólares en el mismo período del 2003.

Publicado en Revista Quantum No.29