JPEG - 18.7 KB

Las autoridades venezolanas en el área energética evalúan la posibilidad de invertir en la ampliación de una refinería ubicada en Cartagena de Indias, Colombia.

Éste fue justamente uno de los temas abordados en la cumbre entre los Jefes de Estado de ambas naciones Hugo Chávez Frías y Álvaro Uribe Vélez en Cartagena de Indias el pasado 9 de noviembre, donde además se revisó toda la agenda en común incluyendo temas como agricultura, comercio y seguridad fronteriza, entre otros.

Las autoridades colombianas estiman que las inversiones necesarias para la ampliación de la referida planta para el procesamiento de crudo y obtención de productos derivados estarían por el orden de los 700 millones de dólares. Sin embargo, actualmente dificultades fiscales en el vecino país impiden acometer estas acciones.

Para los presidentes Hugo Chávez Frías y Álvaro Uribe Vélez el logro de acuerdos en distintos temas comunes donde se beneficie a los dos pueblos, aparte de los estudios económicos de rigor y la rentabilidad que lleva implícito cada uno de los proyectos que se puedan desarrollar en forma binacional, constituyen la verdadera integración estratégica que en este caso ayudaría a desarrollar la industria petroquímica. El plan energético que actualmente desarrolla Venezuela se orienta precisamente en volver la mirada hacia América Latina e incluso también se evalúa la posibilidad de construir una nueva refinería en Pernambuco, Brasil.

En el caso de Colombia, el Ministerio de Energía de ese país ha acaba de concluir un trabajo que contempló la evaluación de las oportunidades energéticas existentes. Entre ellas figura la refinería de Cartagena de Indias donde Petróleos de Venezuela (Pdvsa) había manifestado interés hace unos cuatro años.

Entre las bondades que presentaría esta refinería para Venezuela figura el hecho de que está listo todo lo concerniente al estudio de ingeniería de detalle y la cercanía geográfica. La refinería de Cartagena de Indias actualmente tiene capacidad para el procesamiento de 70 mil barriles por día de crudo que permitiría la obtención de otros productos vinculado a la industria petroquímica que actualmente ambas naciones importan.

La decisión con respecto a la ampliación y compra de refinerías por parte de Venezuela está sujeta a la evaluación de una comisión especial de expertos que estudian la materia y cuyo informe definitivo podría estar listo antes de que finalice este año.

Publicado en Quantum N.41