Red Voltaire
Acerca del notable llamado de Rumsfeld a Oppenheimer.

Soberanía y Defensa: la mira del imperio

| Caracas (Venezuela)
+
JPEG - 16.8 KB
Donald H. Rumsfeld

Antes que nada, vamos a lo incidental: si bien hay que vivir, el párrafo inicial de Andrés Oppenheimer es una buena emulación del proceder de pavo real en el que caen algunos periodistas en su relación con funcionarios importantes. "No es cosa de todos los días que me llame el secretario de Defensa de Estados Unidos" señala el norteamericano-(poco)argentino que se precia de analista internacional: esa frase lo pinta de cuerpo entero.

Y, de refilón, a la comprensión que de allí se deriva; pues Donald Rumsfeld es un vocero del conglomerado empresarial que controla a los Estados Unidos, con capacidad decisoria dentro de márgenes muy estrechos; por lo tanto, el periodista en cuestión haría bien en pensarse a sí mismo aún por debajo de esa categoría.

Luego, a la cuestión. A través de un presunto apriete al gobierno a través de la "prensa independiente", esos sectores están instalando en la agenda comunicacional el tema de "la incipiente carrera armamentista en la región". Fieles a viejos apotegmas del oficio, colocan a la gestión Bush en un lugar blando y expectante, mientras los periodistas afilados y críticos exigen respuestas inmediatas —duras— a tan grave asunto. Segmentos maleables de la opinión pública mundial polemizarán en dos bandos falsos: algunos dirán que el gobierno estadounidense hace bien en esperar que el panorama se aclare antes de actuar, y otros enfatizarán que se hace imprescindible proceder en forma inmediata. Dos tonteras que niegan un derecho: el de todo estado soberano a realizar las políticas defensivas que considere pertinentes.

Es que de eso se trata: de las adquisiciones venezolanas más recientes se desprende con claridad, como lo indicara pocos días atrás el analista Heinz Dieterich Steffan, una nítida vocación de prevención interna, nada llamativa si se recuerda que por estas horas se evoca el aniversario de uno de los tantos intentos de interrupción de un proceso democrático por parte de fuerzas locales con respaldo exterior. La cantidad de rifles marca ostensiblemente el criterio: la democracia puede y debe ser defendida por los ciudadanos, por el pueblo, más allá de las tropas regulares. Esas armas no fueron compradas por Venezuela para ser entregadas a las FARC ni para derivar en ningún envío al exterior: están allí, en territorio bolivariano, para disuadir a hombres como Rumsfeld, a sus aliados y a sus empleadores acerca de futuros intentos para imponer —como lo han hecho en Granada, o en Panamá— un gobierno ajeno al voto secreto, libre y universal a través del cual se pronuncian los venezolanos.

A decir verdad, lo que se intenta golpear en el "diálogo" Rumsfeld - Oppenheimer no es otra cosa que el atisbo de soberanía que viene naciendo en zonas importantes de América latina y debería culminar en la constitución de una Unión Sudamericana con múltiples políticas orientadas en esa dirección. Al igual que ha sucedido en otras regiones del planeta, cuando surgen tales acciones —impulsadas por la voluntad colectiva de los pueblos que ejercen a pleno la declamada participación democrática y por los trazos de una historia que los conjuga a pesar de la dispersión— sus líderes son inmediata y forzadamente alineados en el "eje del Mal". Y una vez que la centralizada propaganda imperial los incluye ahí, no hay gesto de buena voluntad ni promesas pacifistas que logren desandar la marcha de una maquinaria bélica - mediática que necesita enemigos para garantizar inversiones millonarias en el área de "Defensa", para controlar recursos naturales en manos de los "otros" y para desplegar una geopolítica del terror contra quienes anhelan vivir
— pero también crecer— en paz.

Las declaraciones de Rumsfeld, bien cuidadas para quedar "prudente" ante el inquisidor, deberían ser consideradas como un inadecuado comentario sobre determinaciones internas de naciones soberanas. No se registran aquí casos de tráfico ilegal de armas, no hay contrabando alguno: se trata de compras internacionales con todas las de la ley a países como Rusia y España. Los Estados Unidos pretenden controlar también las gestiones formales que efectúan naciones europeas, lo cual puede merecer cuestionamientos en el mismo sentido anterior, pero además permite evaluar las dificultades que poseen los norteños para meter en caja espacios geoeconómicos que tanto en el Primer como en el Tercer Mundo han resuelto seguir caminos propios sin subordinarse a las necesidades del autoproclamado centro terrestre

Finalmente, en el colmo de la hipocresía, Oppenheimer resalta la disparidad entre las inversiones latinoamericanas destinadas a paliar el hambre y las orientadas a colmar los arsenales. Le "dice" a Rumsfeld cuál debería ser su argumentación. Preanuncia, de hecho, la argumentación imperial de los próximos años. Pero hasta sus números se desfasan y dejan en claro que los problemas subcontinentales de la última década no se asentaron en los gastos castrenses sino en el drenaje de divisas generado por la desnacionalización de las economías sureñas y el pago de acreencias externas impuestas de común acuerdo entre las organizaciones financieras internacionales y los gobiernos antidemocráticos que, no muy paradójicamente, la gran democracia del Norte contribuyó a instalar en esta región.

Habrá que estar atento. La mira de la "gleba de morfinómanos", como el general Sandino caracterizó a los norteamericanos, ha empezado a enfocar blancos que presume hostiles.

Otra vez, observa el patio trasero con preocupación.

Es indudable que hay algunas cosas, por estos pagos, que se están haciendo bien.

Gabriel Fernández

Director de Question Latinoamerica

 
La censura en Argentina
La censura en Argentina
Los medios y el periodismo. Crítica al idealismo y afirmación de la realidad
 
Influencias
Influencias
Argentina
 
La necesidad de abrir el juego
La necesidad de abrir el juego
Cuando la razón de Estado obstaculiza la recreación de un Proyecto Nacional
 
Alia2 en español

La Agencia Latinoamericana de Información y Análisis-dos (Alia2), es un medio de comunicación independiente, plural, que refleja la realidad venezolana y latinoamericana con ojos latinoamericanos, en diferentes formatos (texto, sonido, foto y video) e idiomas (inglés, francés, portugués, español).

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.