En su edición del jueves 15 de diciembre de 2005 The Times, diario conservador del grupo Rupert Murdoch en el Reino Unido, no vacila en comparar en dos ocasiones la tasa de participación en las elecciones de Irak con la de las «democracias de Occidente», afirmando que «probablemente, más del 70% de los iraquíes votarán durante las elecciones nacionales –una tasa más elevada que en la mayoría de las democracias occidentales».

Una nueva farsa electoral debe tener lugar hoy en Irak en un contexto caótico, mientras que la situación se ha agravado globalmente a partir de las anteriores «elecciones» que habían sido objeto de una serie de ediciones especiales en nuestras columnas.

No obstante, sin temor a contradecirse, el autor admite, un poco más adelante en el mismo artículo, que « […] los candidatos y los electores participaron en su primera experiencia democrática exponiéndose a amenazas de muerte y atentados suicidas. […] Los cínicos denunciaron el proceso como condenado al fracaso ya que la violencia imposibilitaría el desarrollo de la campaña», incluso sin considerar necesario mencionar que, además, el país está bajo ocupación de una coalición extranjera y, por lo tanto, privado de su soberanía.

Más adelante, un artículo del enviado especial a Faluya afirma, en un tono que tiene más de novela de acción que de periodismo bélico, que «Incluso en Faluya, los votos desafían las balas». ¿Acaso el Times también da muestras de cinismo al mencionar a esta ciudad casi arrasada por los bombardeos masivos estadounidenses el año pasado? De todas formas, se comprueba una vez más que el simulacro de proceso democrático en Irak sirve siempre de operación de comunicación para el Pentágono.