El Reino Unido, Estados Unidos y Canadá evacuarán de Siria a varios cientos de miembros del grupo conocido como White Helmets o «Cascos Blancos» luego de la rendición de los grupos terroristas en el sur de ese país.

Los Cascos Blancos se presentan como una organización humanitaria pero participaron activamente en los actos de guerra contra la República Árabe Siria, por ejemplo cortando durante 42 días el suministro de agua a los 5,6 millones de habitantes de Damasco, la capital siria [1]. Numerosos miembros de los Cascos Blancos son a la vez miembros de al-Qaeda o del Emirato Islámico (Daesh).

Esos elementos irán no sólo al Reino Unido y Canadá sino que también van a establecerse en Holanda y Alemania.