Wikileaks ha publicado un correo electrónico donde un inspector de la Organización para la ‎Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) denuncia una serie de graves omisiones en el informe ‎sobre un presunto uso de “armas químicas” contra la población de la ciudad siria de Duma, el 7 de abril ‎de 2018 [1]. ‎

El actual director de la OPAQ, el diplomático español Fernando Arias González, criticó ‎enérgicamente este correo electrónico (disponible como documento adjunto al final de esta ‎información), pero el embajador brasileño José Bustani –ex director de la OPAQ– ya había confirmado su contenido en octubre pasado [2].‎

Aunque no emitía acusaciones formales contra Siria [3], ‎el informe final de la OPAQ sobre el “incidente químico” reportado en Duma credibilizaba ‎las imputaciones del grupo yihadista Yesh al-Islam (Ejército del Islam), de la ONG “humanitaria” ‎conocida como White Helmets (Cascos Blancos) y del gobierno de Francia [4], que atribuían al gobierno sirio un ‎supuesto ataque químico contra la población de Duma. ‎

Aquellas acusaciones infundadas sirvieron para justificar una operación conjunta de bombardeo ‎contra Siria realizada por Estados Unidos, Reino Unido y Francia en la noche del 13 al 14 de ‎abril de 2018. ‎

En aquel momento, la Federación Rusa presentó en La Haya (ver foto) 17 testigos oculares que ‎desmintieron con lujo de detalles las acusaciones emitidas contra Siria por los yihadistas y las ‎potencias occidentales que ya habían bombardeado Siria [5]. Sin embargo, todos, ‎incluyendo la OPAQ, simplemente se negaron a oír dichos testimonios. ‎

En su empeño por acusar al gobierno sirio, Francia llegó proponer después que la OPAQ pudiera ‎designar explícitamente un “culpable” mediante un voto por mayoría simple, lo cual habría ‎modificado profundamente el sentido del funcionamiento de esa organización internacional y la ‎lógica misma del Derecho Internacional [6].‎

La denuncia de las irregularidades cometidas en el seno de la OPAQ, claramente descritas en el ‎correo electrónico del inspector de esa organización, echa abajo definitivamente uno de los ‎pilares de la propaganda occidental contra Siria [7].‎

Documentos adjuntos


Internal OPCW EMail
(PDF - 1.6 MB)