Red Voltaire
«El arte de la guerra»

Siria: la OTAN apunta al gasoducto

Manlio Dinucci analiza la guerra en Siria desde su visión de geógrafo: el despliegue de las fuerzas de la OTAN, la coalición ad hoc conformada por esa alianza militar y sobre todo el móvil estratégico. Lo que realmente está en juego en este conflicto no es el cambio de régimen en Siria sino el cierre de la vía mediterránea al tránsito del gas iraní y el control de las reservas de Siria.

| Roma (Italia)
+
JPEG - 19.7 KB

Las declaraciones de guerra han caído en desuso. Lo que sí hace falta es un casus belli, o sea un motivo, como el obús de mortero que, disparado desde Siria, causó 5 víctimas en Turquía. Ankara ripostó a cañonazos mientras que el parlamento autorizaba al gobierno de Erdogan a emprender operaciones militares en territorio sirio. Un cheque en blanco para la guerra, cheque que la OTAN está dispuesta a cobrar.

El Consejo Atlántico ha denunciado «los actos agresivos del régimen sirio en la frontera sudoriental de la OTAN», dispuesto a recurrir al artículo 5 que lo compromete a utilizar la fuerza militar para prestar asistencia a cualquier país miembro de la OTAN víctima de un ataque. Pero, de hecho, ya está en marcha el «no artículo 5», introducido durante la guerra contra Yugoslavia y aplicado contra Afganistán y Libia, que autoriza el inicio de operaciones no previstas en el artículo 5 fuera del territorio de la alianza atlántica.

Son elocuentes las imágenes de los edificios de Damasco y Alepo devastados por poderosos explosivos. No es la obra de simples rebeldes sino de profesionales de la guerra infiltrados. Unos 200 especialistas de las fuerzas de élite británicas SAS y SBS, según informa el Daily Star, operan en Siria desde hace meses, junto a unidades estadounidenses y francesas. La fuerza de choque se compone de una mezcolanza de grupos islamistas (que hasta ayer Washington calificaba de «terroristas») provenientes de Afganistán, Bosnia, Chechenia y Libia, entre otros países. En el grupo de Abu Omar al-Chechen, según reporta el enviado del Guardian en Alepo, las órdenes se imparten en árabe, pero hay que traducirlas al checheno, al tayiko, al turco, al dialecto saudita, al urdú, al francés y a varias lenguas más.

Provistos de pasaportes falsos (la especialidad de la CIA), los combatientes llegan a las provincias turcas de Adana y Hatay, fronterizas con Siria, donde la CIA ha abierto varios centros de entrenamiento militar. Las armas llegan sobre todo a través de Arabia Saudita y Qatar, que –al igual que Libia– proporciona también fuerzas especiales. El centro de operaciones se encuentra a bordo de barcos de la OTAN, en el puerto de Alejandreta [Iskenderum. NdT.]. Mientras tanto, al borde de la frontera siria, la OTAN está construyendo una nueva base de espionaje electrónico, que viene a agregarse a la base de radares de Kisecik y a la base aérea de Incirlik.

En Estambul se abrió un centro de propaganda donde disidentes sirios, formados por el Departamento de Estado, elaboran las noticias y videos que se divulgan a través de las cadenas satelitales. O sea, la guerra de la OTAN contra Siria ya comenzó de hecho, oficialmente para ayudar a ese país a liberarse del régimen de al-Assad. Al igual que en Libia, se ha metido una cuña en las fracturas internas para provocar el derrumbe del Estado, explotando para ello la tragedia que vive la población.

El objetivo sigue siendo el mismo. Siria, Irán e Irak firmaron en julio de 2011 un acuerdo sobre un gasoducto que, de aquí a 2016, debería conectar el yacimiento iraní de South Pars –el más grande del mundo– con Siria y con el Mediterráneo. Siria, donde se ha descubierto otro gran yacimiento cerca de Homs, puede convertirse en un nudo de pasillos energéticos que serían vías alternativas en relación con los que atraviesan Turquía y otros recorridos, bajo control de las compañías estadounidenses y europeas. A eso se deben la agresión contra Siria y los intentos de ocuparla.

En Turquía, lo anterior está muy claro para los 129 diputados (la cuarta parte del parlamento turco) que se oponen a la guerra y para los miles de personas que manifestaron bajo la consigna «No a la intervención imperialista en Siria».

¿Para cuántos italianos está claro, en el parlamento y en el país?

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la traducción al francés de Marie-Ange Patrizio

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.