Según una encuesta comentada por el semanario The Washington Examiner [1], el 61% de los estadounidenses está convencido de ‎que Estados Unidos se encamina hacia una nueva guerra civil [2]. ‎

La misma encuesta revela que, de hecho, más de la mitad de los estadounidenses (52%) ya ‎almacenan provisiones, principalmente comida y combustible, en previsión de posibles estallidos de violencia. ‎Algunas cadenas de tiendas –como Sam’s Club y Costco– acaban restringir a sus clientes la ‎compra de grandes cantidades de productos de primera necesidad. ‎

Los electores estadounidenses señalan numerosos temas como posibles causas de una ‎guerra civil. Es de destacar que, antes que alguna reacción de cuestionamiento de los resultados ‎de la elección presidencial, los electores señalan las reacciones populares contra a las ‎medidas que algunos gobernadores están adoptando frente a la epidemia de Covid-19. ‎

Documentos adjuntos


NEW POLL SHOWS MAJORITY OF AMERICANS WORRIED ABOUT ANOTHER U.S. CIVIL WAR

Back to normal barometer, October 1, 2020.


(PDF - 797.8 KB)

[1] “Washington Secrets - ‎ Powder keg: 61% say United States ‘on verge of civil war,’ 52% already preparing”, Paul Bedard, ‎‎The Washington Examiner, 2 de octubre de 2020.

[2] Otra publicación estadounidense, la ‎conocida revista Forbes, abordó la necesidad de realizar esa encuesta bimensual en un trabajo ‎titulado “What Can Public Affairs Communicators Learn From The 2016 Election?” y firmado por Ron Bonjean, publicado el 26 de septiembre ‎de 2020. La cuestión es que las grandes empresas quieren asegurarse de que conservarán su ‎clientela en todos los sectores de la sociedad, aun en tiempos de turbulencia politica.