JPEG - 18.6 KB
Augusto Pinochet

La Corte de Apelaciones de Santiago determinó hoy por 11 votos a 10 desaforar al dictador Augusto Pinochet para que se investigue su participación en el caso denominado Operación Colombo.

Con este dictamen, Pinochet pierde su inmunidad como ex presidente y debe responder por el plan que significó la desaparición de 119 personas de 1973 a 1974.

Antes conocerse el fallo de la Corte, en la audiencia se escuchó durante más de una hora los alegatos de las partes involucradas en el proceso.

El abogado Hernán Quezada, demandante en la causa, se manifestó complacido con la resolución, pese a la cerrada votación.

“Que sea estrecha la votación no tiene ninguna importancia, lo fundamental es que sea acogido el desafuero que solicitó la parte querellante”, declaró Quezada, quien espera la apelación de la defensa, pero confía en la confirmación por parte de la Corte Suprema.

Sobre esta decisión, el jurista defensor de Pinochet, Pablo Grez, comentó que se trató de “un recurso de carácter mediático destinado, como ha sido tradicional, a perseguir implacablemente al general Pinochet y al régimen que él encabezó”.

Con la Operación Colombo, cuya responsabilidad recae en la desaparecida Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), se intentó encubrir los asesinatos, mediante un plan comunicacional, que atribuía esas muertes a rencillas entre las filas de los opositores al general golpista.

En ese momento autoridades del régimen militar argumentaron de manera cínica que las desapariciones denunciadas eran falsas y algunas correspondían a pugnas internas dentro de la izquierda o a personas muertas o exiliadas.

Por la misma causa, el jubilado juez Juan Guzmán había dictado el procesamiento de miembros de la DINA, entre ellos, los generales (r) Manuel Contreras y César Manríquez.

Asimismo de los brigadieres (r) Pedro Espinoza y Miguel Krassnoff, el coronel (r) Marcelo Moren, así como del cabo (r) Basclay Zapata.