Según Middle East Eye, el príncipe Mohamed ben Zayed, gobernante en Abu Dabi, ha decidido ‎apoyar la liberación de la gobernación siria de Idlib, donde aún se atrincheran diversos grupos ‎yihadistas respaldados por tropas turcas [1]. Esta publicación ‎‎online con base en Londres resalta que el gobernante emirati (ver foto) ha propuesto aportar ‎‎3 000 millones de dólares al ejército regular de la República Árabe Siria. ‎

Rusia había logrado que Turquía organizara el repliegue de los yihadistas hacia Idlib y ‎posteriormente alcanzó sus objetivos estratégicos con la liberación de toda la periferia de ‎Damasco, la capital siria, la liberación total de Alepo –parcialmente ocupada por los yihadistas– y ‎desarrollando la base naval rusa en el puerto sirio de Tartús. ‎

En enero y febrero de 2020, Turquía había trasladado a Libia más de 5 000 yihadistas que ‎se hallaban en Idlib. El objetivo de Turquía era utilizar esos elementos para combatir a los ‎emiratíes en Libia. ‎

El 5 de marzo, Rusia y Turquía firmaron un acuerdo –que nunca llegó a aplicarse– en pro de un ‎alto al fuego en Idlib. Ante la notoria mala fe de Turquía en la aplicación del acuerdo, Siria –con apoyo ‎de Emiratos Árabes Unidos– retomó sus operaciones militares para liberar Idlib, antes de recibir un ‎nuevo llamado de alto al fuego transmitido por el ministro ruso de Defensa, Serguei Choigu, ‎quien viajó especialmente a Damasco para reunirse con el presidente sirio, Bachar al-Assad, el 23 ‎de marzo. ‎

En ese momento, Emiratos Árabes Unidos ya había entregado dos partidas de fondos ‎ascendentes cada una a 250 millones de dólares pero el príncipe Mohamed ben Zayed telefoneó ‎al presidente Assad para aceptar que esos fondos fueran destinados finalmente a la lucha contra el ‎coronavirus. ‎

[1] “Mohammed bin Zayed pushed Assad to break Idlib ‎ceasefire”, David Hearst, Middle East Eye, 8 de abril de 2020.