Estados Unidos ha iniciado la retirada de los sistemas antiaéreos que había desplegado en el ‎Medio Oriente ampliado. Ese movimiento concierne de inmediato a Arabia Saudita, Irak, Jordania ‎y Kuwait, con la retirada de los misiles estadounidenses Patriot desplegados en esos países, y del sistema THAAD (Terminal High Altitude Area Defense) desplegado en Arabia ‎Saudita [1].‎

El nuevo embajador de la Federación Rusa en Irak, Elbruz Kutrachev (ver foto), anteriormente ‎encargado de negocios en la República Árabe Siria, propuso a las autoridades iraquíes reemplazar ‎los Patriot estadounidenses con los S-400 rusos –ya instalados en Siria– para garantizar la ‎defensa antiaérea de Irak. ‎

Los S-400 rusos, considerados los misiles antiaéreos más avanzados que se fabrican ‎actualmente, podrían estar operativos en Irak para el año 2025. ‎

[1] “U.S. Speeds Military Withdrawal In Mideast”, Gordon Lubold, Nancy A. Youssef, Michael ‎R. Gordon, Wall Street Journal, 19 de junio de 2021.