Ocho ciudadanos sirios residentes en Europa iniciaron acciones judiciales en Londres contra ‎Doha Bank y Moataz Al-Khayyat por haber enviado grandes sumas de dinero al Frente al-Nusra ‎‎(al-Qaeda en Siria) y haber financiado así las atrocidades cometidas por ese grupo yihadista ‎‎ [1]. ‎

La sede de ese banco es un gran inmueble con la forma de la “D” de Doha Bank, claramente ‎visible en numerosas imágenes de la capital qatarí. ‎

Doha Bank es propiedad del Estado de Qatar ya que pertenece a la Qatar Investment Authority, el ‎fondo soberano qatarí de inversiones. ‎

Moataz Al-Khayyat (ver foto) es un multimillonario qatarí de origen sirio cuya empresa, UrbaCon ‎Trading & Contracting Company (UCC), prepara actualmente en Londres un palacio para el emir ‎Tamin ben Hamad al-Thani a un costo estimado en 300 millones de libras esterlinas. ‎

[1] «Qatari bank accused of funding jihadis», Andrew Norfolk, The Times, 7 de agosto de 2019.