Red Voltaire
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (10/25)‎

Francia, metida en el engranaje

Continuamos la publicación por capítulos del libro Sous nos yeux, de Thierry ‎Meyssan, publicado ‎en español bajo el título De la impostura del 11 de septiembre a ‎Donald Trump. ‎Ante nuestra ‎mirada, la gran farsa de las primaveras árabes. En esta ‎parte, el presidente francés Nicolas Sarkozy, manipulado por su amigo, el emir ‎de Qatar, y por su ministro proturco, Alain Juppé, mete el ejército de Francia en la ‎guerra contra Libia y contra Siria.‎

| Damasco (Siria)
+

Este artículo este parte del libro De la impostura del 11 de septiembre a Donald ‎Trump. ‎Ante nuestra ‎mirada, la gran farsa de las primaveras árabes.‎
Ver la tabla de contenidos

JPEG - 25.7 KB
Todo parece poco cuando se trata de alagar al emir de Qatar.

20- Inicio de la guerra contra Siria

Aunque Al-Jazeera termina todos sus reportajes en Túnez, Libia y Egipto preguntándose ‎‎¿cuándo ‎va extenderse el desorden a Siria?, habrá que esperar hasta el viernes 18 de marzo ‎de 2011 para ‎ver el inicio de la operación contra ese país. En Deraa, 4 personas mueren ‎durante una ‎manifestación. Las protestas se extienden en cuestión de días y la ciudad es puesta ‎bajo control ‎militar. Los enfrentamientos dejan más de 100 muertos y el centro de la ciudad ‎queda destruido. ‎

Según la televisión qatarí Al-Jazeera, la policía había arrestado en Deraa a varios niños por haber ‎pintado ‎consignas antigubernamentales en las paredes. Los niños detenidos supuestamente ‎fueron ‎torturados y los policías les habían arrancado las uñas. ‎

Más tarde es la ciudad de Homs la que se convierte en escenario de una gran manifestación, ‎que ‎también deriva en actos de violencia. Homs también será puesta bajo control militar. ‎

El 10 de mayo, Alemania, Francia, Holanda, Reino Unido y Suecia obtienen en la Unión ‎Europea ‎la adopción de sanciones contra Siria: prohibición de ventas de equipamiento destinado ‎a la policía ‎y sanciones contra 13 responsables del gobierno. Entre los sancionados se halla ‎Maher al-Assad, ‎comandante de la Guardia Republicana y hermano menor del presidente sirio. ‎

JPEG - 28.5 KB
A la izquierda, la foto de identidad de Hamza Alí al-Khateeb. A la derecha, la ‎foto de su cuerpo al ser entregado a su familia. Según SyrianRevolution2011, el ‎niño había sido ‎torturado. Los forenses establecen que el cuerpo se descompuso en la morgue.

El 25 de mayo, Alemania, Francia, Portugal y Reino Unido tratan de lograr que el Consejo ‎de ‎Seguridad de la ONU adopte una resolución que pondría a Siria en la misma situación ‎que Libia, ‎pero fracasan. Sudáfrica, Brasil, la República Popular China, la India y la Federación ‎Rusa se ‎oponen a que la comunidad internacional dicte a la República Árabe Siria la conducta a ‎seguir en ‎sus asuntos internos. ‎

Es en ese momento cuando BaradaTV difunde fotografías del cadáver de Hamza Alí al-Khateeb, ‎un ‎niño de 13 años supuestamente torturado y castrado por los servicios secretos de la fuerza ‎aérea. ‎Según Al-Jazeera, el régimen tortura y asesina a los niños sirios.‎

El 31 de mayo y el 16 de julio de 2011, Francia, Qatar y Turquía auspician la organización de ‎dos ‎conferencias de la oposición política siria. La primera se desarrolla en Antalya y la segunda ‎en ‎Estambul. Esta última se denomina “Conferencia de Salvación Nacional”, en referencia al ‎‎“Frente ‎de Salvación Nacional” creado en 2007 por la Hermandad Musulmana. ‎

JPEG - 30.8 KB
Estados Unidos reunió en Estambul 350 emigrados contrarios ‎al presidente Assad. Por su parte, Francia recibe la misión de hacerlos elegir un “Consejo ‎Nacional Sirio”.

La conferencia de Estambul da lugar a la creación, en septiembre, del “Consejo Nacional ‎Sirio” ‎‎(CNS), siguiendo el modelo del Consejo Nacional de Transición libio que los occidentales ‎habían ‎presentado como alternativa creíble a la Yamahiriya Árabe Libia. Ambas organizaciones, ‎tanto la ‎libia como la siria, son conformadas por Francia con una serie de personalidades ya ‎seleccionadas ‎por la CIA desde hace años. Al igual que los libios del CNLT, los sirios del CNS ‎comienzan ‎inmediatamente a recibir un salario. La mayoría de los miembros de ambos grupos ‎pertenecen ‎también a la Hermandad Musulmana, etiqueta que casi nunca utilizan como miembros ‎de los ‎‎“consejos”, de manera que ambas organizaciones son presentadas como laicas. ‎El Consejo sirio se ‎halla bajo la presidencia de Burhan Ghalioum, profesor de Sociología en la universidad de París ‎Panthéon-Sorbonne y colaborador de la National Endowment for ‎Democracy (la conocida NED ‎estadounidense). La prensa se abstiene de divulgar el hecho que ‎este “gran laico” fue consejero de ‎Abassi Madini, el presidente del Frente Islámico de Salvación ‎‎(FIS) argelino durante su exilio en ‎Qatar. ‎ ‎

JPEG - 51.8 KB
El ministerio de Exteriores de Francia utiliza una actriz para transmitir ‎en vivo –a través de su canal de televisión France24– la “dimisión” de la embajadora siria ‎Lamia Chakkour. Después presiona a los embajadores sirios en todos los países exigiéndoles ‎que dimitan y amenazándolos con ser juzgados por un tribunal internacional si se niegan. ‎A pesar de las protestas de la embajadora siria en Francia, que desmiente la “información” de ‎France24, Francia nunca se disculpó ni reconoció haber realizado una burda operación de ‎propaganda de guerra.

El 7 de junio, la televisión internacional France24, que depende del ministerio de‏ ‏Exteriores de ‎Francia, transmite en vivo una conmovedora intervención telefónica de la ‎embajadora de Siria ‎en París, Lamia Shakkour, quien anuncia su dimisión en protesta contra las ‎masacres en su país. ‎Aunque la directora adjunta de la redacción de France24, Renée Kaplan, jura ‎que la voz que sale ‎al aire es la de la embajadora siria –a quien la propia Renée Kaplan conoce muy ‎bien–, ‎en realidad quien habla es la esposa del periodista Fahd Al-Argha-Al-masri, y lo hace ‎desde ‎otro estudio de France24 [1]. ‎En perfecta coordinación con France24, el ministerio francés de ‎Exteriores entra ‎inmediatamente en contacto con todos los embajadores sirios en el mundo, les ‎anuncia ‎la “dimisión” transmitida en vivo de su colega Lamia Shakkour y los insta a que dimitan ‎también, ‎amenazándolos con que serán perseguidos por la Corte Penal Internacional. La ‎verdadera ‎embajadora de Siria en París protesta de inmediato y exige una rectificación de ‎France24, que, ‎por supuesto, se niega a rectificar. Cuando otra televisión, BFMTV, da finalmente ‎la palabra a ‎la embajadora de Siria, la mentira de France24 queda al desnudo sin que ningún ‎embajador ‎sirio haya cedido a las presiones. El Consejo Superior Audiovisual (CSA) –la autoridad ‎francesa de ‎la radio y la televisión que debe velar por el respeto de la deontología en ambos ‎medios, ‎autoridad cuyos miembros son nombrados directamente por el presidente de la ‎República, por ‎el presidente de la Asamblea Nacional y el presidente del Senado– no se tomará ‎nunca ‎el trabajo de investigar el asunto. ‎

JPEG - 37.5 KB
La reunión dirigida el 4 de julio de 2011 por el “filósofo” francés Bernard-‎Henri Lévy no fue organizada por él sino por el ministerio de Defensa de Israel, en presencia ‎de un representante del Guía Supremo de la Hermandad Musulmana.

El 4 de julio, Bernard-Henri Levy organiza en París una reunión de apoyo a la ‎oposición ‎democrática siria y al derrocamiento del tirano Bachar al-Assad. Bernard-Henri Levy ‎preside la ‎reunión en compañía del ex ministro de Exteriores sarkozista Bernard Kouchner y de ‎su futuro ‎homólogo hollandista, Laurent Fabius. Los tres invitan la clase dirigente francesa, ‎tanto de ‎derecha como de izquierda, a participar en esta iniciativa. Personalidades de derecha, ‎de izquierda ‎y varios ecologistas firman el compromiso. Nadie nota en la sala la presencia de ‎dirigentes ‎israelíes y de la Hermandad Musulmana. Todas las personalidades invitadas a unirse a ‎la ‎iniciativa creen actuar correctamente y nadie intuye las consecuencias de lo que acaba de ‎suceder [2]. ‎

JPEG - 10.9 KB
Los verdaderos objetivos de los seudo revolucionarios de las “primaveras ‎árabes” tienen mucho que ver con las banderas que agitan. La bandera de los “revolucionarios” sirios ‎es la que impusieron los colonizadores franceses, en 1932. La bandera de los ‎‎“revolucionarios” libios es la del rey Idriss, adoptada en 1951

El 8 de julio, los embajadores de Estados Unidos y Francia en Damasco, Robert Ford y ‎Eric ‎Chevallier, asisten a una manifestación en la ciudad siria de Hama [3]. El gobierno sirio convoca a ‎ambos diplomáticos ‎y los acusa de respaldar a la oposición y de estimular los desórdenes. ‎Defensores de la República ‎Árabe Siria protestan ante las embajadas de Estados Unidos ‎y Francia. Robert Ford acusa ‎descaradamente a los baasistas de haber atacado su representación ‎diplomática, sosteniendo que ‎en Hama la oposición no había recurrido a la violencia. ‎La secretaria de Estado Hillary Clinton ‎afirma que Assad «no es indispensable». En una ‎declaración de su presidente, el Consejo de ‎Seguridad de la ONU condena el ataque a las ‎embajadas. ‎

El 29 de julio, el coronel Riad al-Assad anuncia su deserción y la creación del ‎«Ejército Sirio ‎Libre‎»‎ ‎‎(ESL). Llama los militares sirios a unirse a él y a derrocar el ‎«régimen‎»‎. Pero todo es ‎una ‎operación montada por la DGSE francesa. El coronel Riad al-Assad fue seleccionado sólo ‎porque ‎su apellido se parece al del presidente Bachar al-Assad –la transcripción de ambos ‎apellidos al ‎alfabeto latino es exactamente la misma, pero en árabe no se escriben igual‎. ‎

Para identificarse, el ‎ESL recibe la ‎«bandera de la independencia‎»‎… que en realidad es ‎la bandera de la colonización ‎francesa, conservada por un tiempo después de ‎proclamarse la independencia de Siria. En esa bandera ‎figuran los 4 colores panárabes: el rojo ‎de Mahoma, el color negro de los Abasidas, el verde de los ‎Fatimidas y el blanco de ‎los Omeyas. Las tres estrellas rojas representan el gobierno de Damasco, ‎el de Alepo y el ‎territorio de los Nosairis –o sea de los alauitas. Los sirios conocen bien esa ‎bandera porque ‎aparece, desde 2006, en la serie más popular de la televisión local, ‎Bab al-Hara, ‎sobre ‎la historia de una pequeña localidad siria bajo la ocupación francesa. El siniestro ‎comandante de ‎la gendarmería que aparece en la serie tiene en su oficina la bandera del ocupante ‎francés y, ‎junto a ella, la futura bandera del ESL. ‎

Está en marcha la ‎«democratización»‎ del Medio Oriente ampliado. Al menos, eso parece. ‎Sin entender nada de lo que está pasando, Francia, ‎«patria de los derechos humanos»‎, ‎que ya ‎acaba de quedar en ridículo con lo sucedido en Túnez, cree que tiene absolutamente que ‎seguir la ‎corriente. ‎

21- Puntos comunes de las operaciones
contra Libia y Siria

El hecho que se asigne al “Ejército Sirio Libre” la bandera del mandato colonial francés y que ‎el ‎Consejo Nacional de Transición libio haya recibido la bandera del rey Idris demuestra ‎la existencia ‎de una repartición previa de los papeles entre las potencias occidentales. ‎Libia estaba destinada a ‎quedar nuevamente bajo la tutela británica y Siria bajo la de Francia. ‎

JPEG - 28.1 KB
El ministerio de Exteriores de Francia pone la propaganda del Consejo ‎Nacional de Transición libio y la del Consejo Nacional Sirio en manos de sus propios servicios ‎audiovisuales: Audiovisuel extérieur de la France (France24, RFI, Monte Carlo), dirigido por ‎el publicista Alain Duplessis de Pouzilhac.‎

Al principio, Francia garantiza la propaganda occidental. El 5 de julio de 2011, France24, ‎la ‎televisión internacional vinculada al ministerio de Exteriores de Francia, recibe un ‎‎“mandato” ‎del Consejo Nacional de Transición libio para remediar la ausencia de administración ‎propia de los ‎opositores libios. Alain Duplessis de Pouzilhac, Presidente-Director general del ‎sistema Audiovisual ‎Exterior de Francia (AEF) y Mahmud Shammam, ministro de Información del ‎Consejo Nacional de ‎Transición libio, firman el acuerdo en una ostentosa ceremonia. Los ‎sindicatos de periodistas ‎franceses protestan ante esta toma oficial de partido en el tema libio, hecho ‎que viola la ética ‎profesional de la prensa [4]. A pesar de esas protestas, ‎el polémico acuerdo será ‎extendido en octubre –aunque más discretamente– al Consejo ‎Nacional de la oposición siria. ‎

A finales de marzo de 2011, surge una polémica entre el ministro francés del Interior, ‎Claude ‎Guéant, y el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan, sobre el carácter de la guerra ‎contra ‎Libia, guerra que el ministro francés había comparado públicamente con una «cruzada». ‎La ‎polémica proporciona al ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, la oportunidad para ‎negociar un ‎acercamiento con su homólogo turco, Ahmet Davutoglu. ‎

Desde los tiempos del rey Francisco I existe una larga y vergonzosa tradición de alianza ‎entre ‎Francia y los otomanos. En el siglo XVI, París, pasando por alto las divergencias ‎religiosas, se ‎dejó seducir por los “regalos” del sultán Suleimán El Magnífico. Corrupto hasta ‎la medula, el rey ‎francés Francisco I aceptó aliarse con el musulmán Suleimán –a quien incluso ‎se refería como su‏ ‏‎«padre»‎– en contra del Sacro Imperio germánico de los Habsburgo. En la ‎correspondencia que ‎intercambiaban, Suleimán llega a darse el lujo de humillar al monarca ‎francés llamándolo su ‎«wali ‎de Francia»‎, o sea su “gobernador”. Los ejércitos otomanos ‎llegaron a instalarse en el sur de ‎Francia y Francisco I transformó la catedral de Toulon ‎en mezquita para acogerlos allí. ‎

JPEG - 26.3 KB
El tratado secreto firmado entre el ministro francés Alain Juppé y el turco ‎Ahmet Davutoglu recoge los objetivos de sus países. Francia apoyará la creación de un Estado ‎para las tribus kurdas, como se había comprometido a hacerlo en los años 1920. Turquía se deshace de sus kurdos respaldando la creación de un Estado kurdo en suelo sirio, como ya ‎lo hizo en Irak. Finalmente, resultará imposible implantar un Estado kurdo en Siria y este ‎tratado secreto se convertirá en tema explosivo que lastrará las relaciones entre Francia ‎y Turquía.

El Tratado Juppé-Davutoglu sigue siendo secreto, a pesar de que el derecho francés prohíbe ‎la ‎diplomacia secreta desde el fin de la Primera Guerra Mundial. Por esa razón, ese tratado ‎nunca ‎fue ratificado por los parlamentarios franceses y carece de valor jurídico. ‎ ‎

JPEG - 19.7 KB
En 1921, el Alto Comisario francés para la colonización de Siria (bajo ‎el mandato concedido por SDN), recluta –con ayuda de Turquía– 900 kurdos de la tribu de ‎los millis para reprimir la rebelión nacionalista árabe en Alepo y Raqqa. Esos mercenarios ‎kurdos lucharon como gendarmes franceses bajo la bandera que hoy identifica al “Ejército ‎Sirio Libre”. (Telegrama fechado el 5 de enero de 1921)‎
Archives de l’armée de Terre française

El presidente Nicolas Sarkozy y su ministro de Exteriores Alain Juppé no pueden dar a conocer ‎ese ‎tratado sin exponerse, en el caso de Sarkozy, a ser destituido de inmediato por el Alto ‎Tribunal (la ‎Haute Cour), mientras que su ministro Juppé sería condenado por la Corte de Justicia de la ‎República. El problema es que el Tratado Juppé-Davutoglu prevé la participación ‎de Turquía en la ‎guerra que acaba de iniciarse contra Libia y en la guerra que va a comenzar ‎contra Siria. Turquía se ‎compromete a movilizar la población de la ciudad libia de Misurata –‎mayoritariamente ‎descendiente de soldados judíos del Imperio Otomano, los Adghams, y de ‎nómadas que se ‎dedicaban a la venta de esclavos negros, los Muntasirs, que en el pasado ya ‎habían respaldado a ‎los Jóvenes Turcos– para que ayude a la coalición internacional en el ‎derrocamiento de la ‎Yamahiriya Árabe Libia. Turquía se compromete también a movilizar las ‎poblaciones turcomanas ‎del norte de Siria para derrocar la República Árabe Siria. A cambio, ‎Francia se compromete ‎a respaldar la admisión de Turquía en la Unión Europea –a pesar de que ‎el presidente Sarkozy ha ‎prometido lo contrario a los electores franceses en su campaña ‎electoral. Pero lo principal es que ‎ambos países se comprometen a resolver el problema kurdo ‎sin afectar la integridad territorial de ‎Turquía. En otras palabras, pretenden crear –en ‎suelo sirio– un Estado independiente que ‎designarían como «Kurdistán»‎, y hacia donde serían ‎expulsados después parte de los kurdos de ‎Turquía. Es un proyecto absurdo ya que el Kurdistán ‎histórico está exclusivamente en Turquía. En ‎realidad se trata ni más ni menos que de un plan ‎de conquista contra Libia y Siria y de limpieza ‎étnica en Turquía.‎

De hecho, en 1936, el gobierno francés había negociado con el movimiento sionista la creación ‎del Estado de Israel, no en la Palestina bajo mandato británico sino en Líbano y Siria, ‎entonces bajo mandato francés. Judíos europeos crearían implantaciones a lo largo del Éufrates. ‎El ‎«Kurdistán»‎ se habría situado entre el Éufrates, Turquía e Irak. Aquel plan nunca fue ‎presentado a los parlamentarios ya que habría provocado la caída del gobierno del Frente ‎Popular. ‎

Es importante recordar aquí que el político francés Alain Juppé nunca vaciló en ayudar a ‎genocidas cada vez ‎que le pareció útil. En junio de 1994, Juppé organizó con Francois ‎Mitterrand la operación “Turquoise”, ‎durante las masacres perpetradas en Ruanda. Si bien ‎es cierto que en aquel momento se trataba ‎de crear una “zona humanitaria segura” para las ‎poblaciones en peligro, también se trataba, ‎principalmente, de usar esa cobertura –a espaldas ‎de las fuerzas armadas francesas– para que la DGSE ‎pudiera sacar del país a los genocidas. ‎

Combinando trabajo y beneficio personal, el gobierno de Erdogan se las arregla para que ‎el ‎empresariado turco haga un “regalo” a Alain Juppé. ‎

Paralelamente al acuerdo con Turquía, el ministro francés de Exteriores Alain Juppé pone ‎al ‎senador gaullista Adrien Gouteyron al frente de una misión sobre la situación de las ‎comunidades ‎cristianas del Oriente. El senador Gouteyron realiza largas visitas a las comunidades ‎cristianas del ‎Medio Oriente –exceptuando las de Siria– y concluye, de manera ‎nada sorprendente, que hay que ‎ayudar a los cristianos a mantenerse en sus países y también ‎mejorar la acogida que reciben ‎cuando emigran a Francia [5]. Sin saberlo, el senador está pavimentando así el camino ‎al ‎desplazamiento de las poblaciones maronitas ‎ [6]. ‎ ‎

JPEG - 46.2 KB
En la pareja real de Qatar, quien ejerce el verdadero poder es la jequesa ‎Moza bint Nasser (al centro en la foto). Para garantizar su influencia sobre Francia, Qatar ‎no tratará de comprar al presidente Sarkozy sino que pondrá suntuosos medios a la disposición de su esposa, Carla Bruni (a la extrema izquierda en la foto).

A lo largo de su mandato presidencial, Nicolas Sarkozy se adapta, en la gran mayoría de los ‎casos, ‎a los intereses qataríes. El emir de Qatar es el individuo que más dinero maneja en todo ‎el ‎mundo y trata de conquistar un estatus de gran potencia internacional mediante la compra ‎de ‎personas y funciones. De esa manera logró instaurar la paz en Sudán y nombrar –pisoteando ‎la ‎Constitución del Líbano– al “presidente” libanés. Sabiendo que el presidente francés está obligado ‎a entregar al Estado los regalos de alto valor, el emir de Qatar ofrece al presidencial ‎matrimonio ‎Sarkozy todo tipo de atenciones y ventajas personales, como el pago de suntuosas vacaciones y el ‎uso permanente de uno de sus aviones privados.

Nicolas Sarkozy modifica ‎la Convención Fiscal ‎Franco-Qatarí de manera que la dispensa del pago de impuestos a la ‎embajada de Qatar se ‎extienda a todas las inversiones que el emir y los miembros de su familia ‎hacen en Francia. En ‎pocos años, los miembros de la familia al-Thani compran bienes ‎inmobiliarios por un monto de 5 ‎‎000 millones de euros, adquieren grandes hoteles y casinos y ‎entran en el capital de prestigiosas ‎empresas francesas, como Total, EADS y Areva. Compran ‎además un club de futbol –el París Saint-‎Germain– y crean en Francia varios canales de televisión ‎dedicados al deporte. La interesada ‎generosidad del emir de Qatar abarca todos los sectores de ‎la sociedad francesa. De ella se ‎benefician unos 50 parlamentarios de todos los partidos ‎políticos. El emir trata también, aunque ‎sin lograrlo, de hacerse del control de los barrios ‎periféricos musulmanes. Pero poco a poco va ‎comprando a la mayoría de los líderes políticos y ‎económicos de Francia, de manera que el ‎pequeño emirato tiene en el embajador francés ‎una especie de vocero qatarí en el Consejo de ‎Seguridad de la ONU y puede darse el lujo de utilizar a ‎su antojo las fuerzas armadas francesas [7]. ‎

(Continuará) ‎

La edición en español de este libro también existe en papel. ‎
- Argentina
- España
- Colombia
- México
- Perú
- Amazon

[1] «L’Ambassadeur de Syrie en France victime d’une tentative de ‎déstabilisation», por Frédéric Lacastille, InfoSyrie, 7 de junio de 2011.

[2] «Escroquerie: Infosyrie était au meeting «pro-syrien» de BHL», ‎Louis Denghien, InfoSyrie, 5 de julio de 2011.

[3] «Hama: la France à la ‎remorque de Washington?», Louis Denghien, InfoSyrie, 11 de julio de 2011.

[4] «RFI: les syndicats exigent des garanties»; «RFI, le coup de com d’Alain ‎Pouzilhac»; Marion d’Allard, L’Humanité, 17 y 19 de julio de 2011.

[5] Rapport sur la situation des ‎Chrétiens d’Orient, Adrien Gouteyron, Rapport au Premier ministre, 23 de junio ‎de 2011-29 de febrero de 2012.

[6] Los maronitas son católicos miembros de una iglesia oriental, la Iglesia Siriaca Maronita de Antioquía, ‎que tiene su sede en Líbano. Nota de la Red Voltaire.

[7] Qatar, Les secrets du coffre-fort, Christian Chesnot y ‎Georges Malbrunot, Michel Lafon, 2013; Une France sous influence: Quand le Qatar fait de notre ‎pays son terrain de jeu, Vanessa Ratignier y Pierre Péan, Fayard, 2014.

Thierry Meyssan

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las "primaveras árabes" (2017).

 
Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎
Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (13/25)‎
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎
Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (13/25)‎
 
Una victoria de la Francia que quería la paz
Una victoria de la Francia que quería la paz
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (12/25)‎
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.